El Gobierno se prepara para rebajar su previsión de crecimiento de 2019

El recálculo de PIB del INE reduciría el dato oficial del 2,2% al 2%, bajo criterio del Banco de España

El Gobierno se prepara para rebajar su previsión de crecimiento de 2019 Pulsar para ampliar el gráfico

El Gobierno en funciones se prepara para revisar a la baja su cuadro de previsiones macroeconómicas en plena cuenta atrás hacia la repetición electoral del 10 de noviembre. Aunque la corrección al alza inicialmente esperada ya había sido descartada, el recálculo a la baja del tamaño del PIB que hizo el Instituto Nacional de Estadística (INE) en septiembre podría obligar ahora al Ejecutivo a rebajar la estimación de crecimiento de 2019, según admitió ayer la ministra de Economía Nadia Calviño. El Ejecutivo debe enviar a Bruselas las nuevas cifras con el plan presupuestario de 2020 no más tarde del 15 de octubre (día límite en que suele hacerlo) y está por ver si lo hará público tras el Consejo de Ministros de este viernes. Según el criterio del Banco de España, solo el efecto de la corrección del INE rebajaría el alza esperada del 2,2% al 2%.

Paradójicamente, hasta septiembre la expectativa era que el Gobierno acabara elevando sus previsiones de crecimiento económico de 2019, que había mantenido inalteradas en lo que entonces parecía un moderado 2,2%, siguiendo la estela de otros organismos nacionales e internacionales. Después de todo, el Banco de España revisó el incremento del PIB del 2,2% al 2,4% en junio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó su perspectiva del 2,1% al 2,3% en julio y la Comisión Europea hizo lo propio, el mismo mes, pasando también del 2,1% al 2,3%.

En las últimas semanas, sin embargo, la desaceleración de la economía española en un entorno de frenazo del crecimiento mundial, con amenazas acuciantes de fondo como el Brexit o la guerra comercial global, comenzaron a menoscabar las perspectivas.

Recálculo del PIB

Aunque esta coyuntura podía estar más o menos recogida en las estimaciones de cada organismo, lo que estaba fuera de todas las quinielas es que el INE rebajaría en septiembre el punto de partida al reducir el tamaño del PIB de 2018 de 1,208 a 1,202 billones de euros dentro de su plan de revisión quinquenal. Además, el organismo redujo el crecimiento estimado en los dos primeros trimestres de 2019 del 0,7% y el 0,7%, respectivamente, al 0,5% y el 0,4%, siendo este último el menor incremento desde que arrancó la recuperación.

El INE “nos ha cambiado las bases de referencia. Es un elemento importante que, si bien no quiere decir nada sobre nuestra economía y sobre todo no quiere decir nada sobre el futuro, sí cambia la base de referencia y eso lo tenemos que integrar en nuestras previsiones y en nuestros cálculos”, admitió ayer la ministra de Economía, Nadia Calviño, en una entrevista en la SER, donde anticipó que una revisión a la baja “es una posibilidad, por supuesto”.

“No estamos hablando de un cambio sustancial en nuestro análisis de la realidad”, expuso Calviño, defendiendo que “más allá de una décima arriba o una décima abajo, lo más importante es cuáles son las tendencias de fondo de la economía española y nosotros desde principios de año veíamos que otoño iba a ser complicado” por factores como el Brexit, previsto para el 31 de octubre, indicó. “No caímos en la euforia de muchos organismos nacionales e internacionales que revisaron al alza [su previsión], pero ahora tampoco tenemos que caer en el nerviosismo”, dijo, dejando entrever que se trataría de una revisión meramente técnica por el cambio de PIB.

Dos décimas menos

Solo esa adecuación técnica al nuevo criterio del INE, sin embargo, supondría una rebaja de dos décimas en la estimación de crecimiento, según el criterio del Banco de España, que rebajó la suya en otras dos décimas más por la desaceleración, pasando del 2,4% al 2%. Guiándose por esas cifras, el Ejecutivo rebajaría su previsión al menos al 2%.

En esta línea, el Consejo General de Economistas ya recortó en septiembre su previsión de crecimiento de 2019 del 2,2% al 1,9%, que avanzó que podría llevar al 1,8% si el PIB no gana vigor.

Fuentes conocedoras de la revisión que ultima el Gobierno, en colaboración con la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), indican, no obstante, que la cifra está siendo duro objeto de debate con las elecciones de fondo. Está por ver, de hecho, si la cifra se hará pública tras el Consejo de Ministros de este viernes o se comunicará directamente a Bruselas el próximo martes.

Calviño ya anticipó, en todo caso, que no prevé revisar el objetivo de déficit del 2% pese a que el recálculo del INE también incrementó el punto de partida de 2018 del 2,48% al 2,53%. No está claro aún, sin embargo, si la corrección afectará negativamente también a las previsiones de paro o inflación.

El Ejecutivo cifra en 765 millones el impacto de los nuevos aranceles de EE UU

Cifras de Agricultura. Mientras el Gobierno estudia revisar a la baja sus previsiones macroeconómicas por la desaceleración económica y el nuevo cálculo de PIB que hizo el INE, una nueva amenaza se cierne sobre la actividad del país en forma de aranceles de Estados Unidos sobre productos como el aceite, el vino, el queso o la carne de cerdo. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, precisó ayer que el impacto económico de las tasas que ultima la Administración Trump afectarían a exportaciones españolas que en 2018 ascendieron a 765 millones de euros. Aunque el dato es inferior a los 1.000 millones estimados inicialmente por el Ejecutivo, Planas precisó que los técnicos ministeriales siguen puliendo una cifra compleja de precisar por las diferencias de código que aplican España, la UE y EE UU. “Todos estamos unidos en la firmeza de la negociación” entre la UE y EE UU para conseguir que el sector agroalimentario “quede fuera de estas posibles sanciones”, originadas por un conflicto en el sector aeronáutico, expuso Planas tras reunirse con representantes de todas las comunidades autónomas para fijar una posición común.

Normas