El Ibex sube un 1,64% en la semana y supera los 9.100 puntos gracias al impulso de la banca

CaixaBank y Sabadell viven su mejor sesión desde 2013 y 2016 respectivamente

Ibex 35 hoy Pulsar para ampliar el gráfico

La penúltima comparecencia de Mario Draghi al frente del Banco Central Europeo no ha dejado indiferente a nadie pero contra todo pronóstico, los elementos se alinearon esta semana para dejar un panorama algo más despejado a los inversores, y al sector bancario.

El banquero italiano volvió a sacar su artillería, para malestar de algunos de los países de la zona euro, para combatir el enfriamiento económico en Europa mientras China y Estados Unidos parecen encaminarse a una ronda de negociaciones en un clima algo más distendido. Por lo pronto, Pekín ha excluido de sus aranceles a dos productos muy sensibles para Washington: la soja y la carne de cerdo.

Un plantel que sirvió para que las Bolsas europeas cerraran la semana en positivo, con el Dax alemán sumando un 2,27%, mientras el Cac francés se anotaba un 0,92% y el Stoxx 50 registraba un alza del 1,57%. Cerca de estos niveles se sitúa el Ibex que suma un 1,64% en las últimas cinco jornadas, lo que le ha permitido cerrar sobre los 9.100 puntos, un nivel del que no disfrutaba desde finales del mes de julio. El selectivo español se anotó un 0,61% en la jornada del viernes.

Tanto la renta variable como la renta fija respiraron con alivio en la recta final de la semana gracias a las medidas anunciadas por el BCE. La deuda de referencia en Alemania y Estados Unidos ha regresado al nivel más alto desde el mes de julio, un -0,454% para el bono alemán a 10 años y un 1,859% para el estadounidense. Una situación que ha aliviado la presión sobre los márgenes de la banca, que ingresa más por intereses en su cartera de deuda si los rendimientos suben, pero encarece la financiación para las empresas endeudadas.

El bono español, por su parte, se aleja del terreno negativo y alcanza el 0,296%, mientras que el italiano alcanza el 0,866%.

La banca además celebró el viernes la exención parcial por su exceso de reservas anunciado por Draghi –que desde Pictet consideran que supondrá un ahorro de unos 3.000 millones de euros al año– y el hecho de que, tras este último paquete de estímulos, el BCE está llegando al límite de sus medidas extraordinarias. Con unos tipos de interés que van a seguir muy bajos por tiempo indefinido, el italiano ya dejó bien claro que ahora corresponde a los Gobiernos de la zona euro tomar el relevo en el estímulo de la economía con medidas fiscales y más gasto público. Mensaje al que se han sumado desde la propia Comisión Europea.

El sector financiero se decantó así el viernes por las alegrías y lideró las subidas del Ibex. Sabadell y CaixaBank se anotaron ganancias superiores al 7% en su mejor sesión desde enero de 2016 y de 2013 respectivamente, mientras que Bankia sumó un 3,73%, y Santander y BBVA, un 2,49% y un 2,89%, respectivamente.

Al protagonismo de la jornada también se sumaron valores cíclicos como Ence, que subió un 4,87%, y ArcelorMittal, que se anotó un 3,48%.

En el terreno de las caídas se situaron las compañías más endeudadas, como Naturgy (-2,04%), Red Eléctrica (-1,5%) o Iberdrola (1,05%), que el jueves lideraron las alzas. Grifols, por su parte, recortó un 1,81% y se aleja de los máximos históricos alcanzados el pasado mes de marzo pese a recibir el apoyo de Bank of America Merrill Lynch, que reiteró su consejo de compra afirmando además que la compañía tendrá un crecimiento duradero de doble dígito el año que viene.

Normas