España recusa hasta a su propio árbitro en el arbitraje con las cajas alemanas

El tribunal recusado rechazó la tesis española contra los arbitrajes dentro de la UE

Instalaciones de energía solar y eólica en España.
Instalaciones de energía solar y eólica en España.

España continúa batallando en los arbitrajes internacionales por el recorte a las renovables. Y hasta ahora, con escaso éxito. La última actuación ha sido recusar a un tribunal de arbitraje entero, incluyendo el árbitro que había designado España, en uno de los arbitrajes pendientes más importantes, el que enfrenta a España con un grupo de bancos regionales alemanes (Landesbanken, similares a las cajas de ahorros) ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi), el organismo de arbitraje del Banco Mundial.

El caso es especialmente relevante por varios motivos. En primer lugar, por su cuantía. HSH Nordbank, LBBW, Helaba y Nord LB reclaman a España una indemnización de 482,5 millones, según los datos que hizo públicos el Gobierno. Es uno de los mayores arbitrajes pendientes. En segundo lugar, porque en este caso se ha abordado abiertamente si con la nueva doctrina del Tribunal de Justicia de la UE y la declaración de la Comisión sigue siendo posible sacar adelante arbitrajes de empresas europeas contra países de la UE. Y, en tercer lugar, porque eso puede suponer un precedente importante para los 11 casos abiertos en los que hay inversores alemanes.

La mala noticia para España es que el tribunal ha declarado que la doctrina Achmea (la que impide arbitrajes intracomunitarios) no se aplica a los casos de violación de la Carta del Tratado de la Energía. Según el tribunal, la doctrina Achmea afecta a los tratados bilaterales de protección de las inversiones, pero no a los tratados multilaterales como el Tratado de la Carta de la Energía.

Es una pésima noticia para España, que había hecho de esa tesis su principal línea de defensa. En el caso de las cajas alemanas, los árbitros han analizado a fondo la cuestión y en una decisión de 77 páginas, rechaza uno por uno los argumentos de España para oponerse a los arbitrajes intracomunitarios. Ni una declaración ni una resolución posterior del ámbito europeo, explica, pueden modificar las obligaciones asumidas en la Carta del Tratado de la Energía. Y cierra la discusión señalando que si la ley de la UE es incompatible con el Tratado de la Carta de la Energía, es este último el que tiene prioridad.

El tribunal también rechaza otro argumento paralelo de España, que las cajas alemanas, al tener de alguna forma capital público, no pueden demandar a España.

Tras estas decisiones, España ha pedido el 5 de septiembre la recusación de los tres miembros del tribunal. Pide que se descalifique tanto al británico Christopher Greenwood, nombrado por el secretario general del Ciadi, como al suizo Charles Poncet, propuesto por el demandante, como al costarricense Rodrigo Oreamuno, nombrado por España.

Esa recusación en bloque ha llevado a la suspensión provisional del proceso, de acuerdo con las reglas de arbitraje del Ciadi. España gana tiempo.

España ha perdido ya 11 arbitrajes por el recorte de las renovables, aunque de dos aún no se conoce la cuantía de la indemnización. De los nueve conocidos, la mayor indemnización ha sido la de 290,6 millones de euros a pagar a Nextera. A eso hay que sumar estos 40 millones de Sol Es Badajoz, los 33,7 de Demeter y Cube; los 41,76 millones a 9REN; las indemnizaciones de Athena-Greentech, Goresight y GWM (39 millones); NovEnergia (53 millones); Antin (112 millones); el fondo británico Eiser y su filial luxemburguesa (128 millones), y el fondo de Abu Dabi Masdar (64 millones). En total, 802 millones, a los que habrá que sumar los gastos, costas e intereses y las indemnizaciones de REEFF y de Infrared, que han ganado sus respectivos arbitrajes, pero no se conoce la cuantía que les corresponde.

Normas