Los dueños del jamón de Mercadona concentraron su capital en pleno interés inversor

La familia dueña de Incarlopsa unió sus acciones en la sociedad Serlopi

Incarlopsa pulsa en la foto

La familia Loriente Piqueras, propietaria del grupo cárnico Incarlopsa, proveedor de jamón y otros embutidos de Mercadona, aglutinó sus participaciones en una sociedad única en pleno interés de inversores extranjeros por hacerse con la compañía.

Así consta en las cuentas de la compañía relativas al ejercicio 2018, depositadas en el Registro Mercantil. Si en 2017 había hasta cuatro sociedades diferentes dueñas del 20% de la sociedad, correspondiente a cada uno de los hermanos fundadores (Emilio, Clemente, Jesús y Moisés Loriente Piqueras) además de otro 20% que esta mantenía en acciones propias, en 2018 la estructura del capital se simplificó bajo una sola, Serlopi SL, presidida por Emilio Loriente Piqueras, también presidente de Incarlopsa.

Además, el 5 de julio del año pasado, la compañía aprobó en junta extraordinaria de accionistas la amortización de todas las acciones de la autocartera, 5.000 títulos con un valor nominal de 39 millones de euros. Por ello, Incarlopsa redujo capital por 38,6 millones y en esa misma sesión se aprobó la venta de los títulos de las cuatro sociedades familiares a Serlopi.

Dos meses y medio antes trascendió el interés de la firma de inversión china Kam Fung por hacerse con el 95% de la sociedad por 1.000 millones de euros. Incarlopsa negó entonces cualquier intención de vender: “Por el volumen y posicionamiento de la empresa en el sector, esta recibe y escucha a todos los que se interesan por la compañía y por eso se siente muy orgullosa del interés que está despertando, en los últimos meses, entre diferentes grupos internacionales (chinos, rusos, norteamericanos, …)”, afirmó entonces, señalando además que la filtración de la oferta china respondía a “maniobras de presión para influir en la posición de los accionistas”.

La concentración de estos bajo Serlopi vendría a esquivar presiones de este tipo y tomar cualquier decisión de forma unitaria. Desde Incarlopsa señalaron a este periódico que esta unificación responde a “una operación normal de reorganización corporativa”, y no tiene relación con alguna propuesta de entrada de inversores.

Crecimiento

Incarlopsa se ha convertido en objeto de deseo dado su continuo crecimiento de ventas y su continua rentabilidad. En 2018, los ingresos consolidados de la compañía escalaron un 9% hasta los 742,4 millones, superando por primera vez la barrera de los 700, pese a reducir su dependencia de Mercadona. Las ventas a su principal cliente supusieron el 70% del total, frente al 75% de 2017. Traducido a cifras, Incarlopsa recibió 520 millones de Mercadona el año pasado, por los 509. de 2017.

El incremento de las exportaciones a Corea del Sur, Italia, Francia o Japón permitió diversificar las fuentes de ingresos. El beneficio del ejercicio fue de 37,6 millones, un 2% menos.

Un crecimiento del 70% desde 2011

Al alza. Incarlopsa es uno de los proveedores históricos de Mercadona, al que está unido desde hace más de 20 años. Surte al grupo de supermercados de Juan Roig de productos de porcino frescos y curados, salchichas cocidas y embutidos ibéricos. En los últimos años, su crecimiento ha sido exponencial. Desde 2011 su cifra de ventas ha aumentado un 70% , de 432 millones a los 742 del año pasado. Pese a que sufrió retrocesos en la facturación en los ejercicios 2014 y 2015, siempre ha dado beneficios en ese periodo. Además, en el último año ha completado la compra del 67% del capital de la americana Acornseekers y la unidad productiva de Jamones y Embutidos Jabugo, S.A.

Normas