Los directivos pierden salario según suman años en la empresa

El sueldo de un ejecutivo cae un 5,5% tras un lustro en la misma compañía, pero recupera poder adquisitivo con otras fórmulas

sueldo directivos pulsa en la foto

La de los directivos conforma la única categoría profesional que ve menguar su salario a medida que pasan los años en la misma empresa. La remuneración media de estos profesionales al empezar en una organización se sitúa en torno a los 44.200 euros brutos anuales, mientras que pasado un lustro baja hasta los 41.911 euros por ejercicio, un 5,46% menos. Son datos recogidos en el XXI Informe Infoempleo de Adecco, que confirman que pese a esta caída los altos ejecutivos siguen con diferencia muy lejos de las bases salariales del resto de miembros de las plantillas, que sí ven subir su sueldo con el paso del tiempo.

Los mandos intermedios, que empiezan con 27.758 euros brutos anuales, pasan a cobrar 32.184 euros a los cinco años, un 13,75% más. Los perfiles técnicos, con un ascenso del 20,27% en la misma franja temporal, pasan de los 22.636 a los 28.390 euros y, por último, los empleados rasos empiezan en los 16.998 euros y terminan cobrando 22.020 euros, un 22,81%. Pero esto no significa, explica Francisco Javier Blasco de Luna, director de The Adecco Group Institute, que los altos directivos pierdan poder adquisitivo a medida que avanza su trayectoria en una misma organización. “Bajan sus salarios, pero recuperan posiciones con otro tipo de complementos, bonus o incentivos”, cuenta.

Así, según van pasando los años, estos profesionales adquieren nuevas responsabilidades y tareas en sus puestos, “unos roles ligados a un modelo retributivo diferente al del resto de la plantilla, relacionado con la retribución variable y otras fórmulas del estilo”. Esto, prosigue Blasco de Luna, hace que los altos ejecutivos sumen a su bruto anual el doble o incluso el triple de su base salarial gracias a otros conceptos y pluses, “algo que, por el contrario, no suele suceder con el resto de empleados”.

En España, el modelo retributivo de la alta dirección se asemeja más a los sistemas de la mayoría de países europeos, menos dependientes de los pluses de antigüedad. “Aquí, la estructura salarial de la mayoría de empleados es muy dependiente de estos complementos, que cogen especial fuerza en las franjas más bajas, que buscan así asegurar una cantidad mínima de ingresos”, detalla el experto, que aconseja una transición hacia modelos como el sueco o el finlandés.

En estos países, recalca, tomando como base 100 el sueldo de un empleado medio que empieza a trabajar, el incremento salarial en función a los pluses de antigüedad al cabo de 30 años puede llegar, como mucho, al 115%. “Nosotros estamos en el extremo contrario de la tabla. Con la misma fórmula podemos llegar al 208%”, recalca. Estos mecanismos, añade, tienden a hacer más grande la brecha salarial por antigüedad. Según los datos de Adecco, el sueldo medio de una persona que lleva menos de un año en una empresa es de 20.151 euros, mientras que el de alguien cuya antigüedad es superior a 10 años supera los 29.000 euros para el mismo puesto. “Esto pone de manifiesto el peso de la antigüedad en las retribuciones de los trabajadores españoles, ya que, de media, la brecha alcanza casi los 9.000 euros, a pesar de que desempeñan las mismas funciones y trabajan en la misma posición”.

Sin embargo, y sin tener en cuenta los pluses de antigüedad ni los complementos salariales, la brecha entre unas categorías y otras sigue siendo elevada. Mientras que casi la mitad de los empleados rasos (47,5%) cobran 18.000 euros o menos, solo un 8,7% de los directivos se encuentran en este grupo, un porcentaje que se sitúa en el 12% y el 18% respectivamente en el caso de mandos y técnicos. Al otro lado, un 30% de los altos ejecutivos se embolsa, teniendo en cuenta solo el salario, entre 35.000 y 50.000 euros, lejos del 1,9% de empleados que entran en esta franja. Por último, un 11% de los directivos supera los 70.000 euros al año, porcentaje que se coloca en torno al 1% en el caso de los mandos intermedios y en el 0,1% en el caso de empleados y técnicos.

Normas