Relevo en el FMI

Las cúpulas de los organismos más influyentes apuestan por dirigentes sénior

El FMI se prepara para para eliminar el límite de edad para el cargo director. Los mandatarios de la Fed y la ONU superaban los 65 años al subir al cargo

Los dirigentes del Banco Mundial, Kristalina Georgieva (66 años); la Reserva Federal de EE UU, Jerome Powell (66 años); y de la ONU, António Guterres (70 años).
Los dirigentes del Banco Mundial, Kristalina Georgieva (66 años); la Reserva Federal de EE UU, Jerome Powell (66 años); y de la ONU, António Guterres (70 años). EFE

Los grandes centros de poder a nivel internacional apuestan en sus cúpulas por directivos sénior con gran experiencia y trayectoria que, en muchas ocasiones, superan ya la edad de jubilación. Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prohíbe que los directores generales que accedan al puesto superen los 65 años.

Un tope que ahora el organismo se plantea eliminar para permitir que la actual jefa del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, pueda optar a suceder en el cargo a Christine Lagarde. Georgieva, búlgara y de 66 años recién cumplidos, es la candidata europea para presidir el organismo con sede en Washington por lo que, de resultar elegida, finalizaría su mandato a los 71 años. Los 189 países que conforman el FMI –entre los que EE UU y Europa aglutinan el 46% de los votos– tendrán hasta el 4 de septiembre para decidir, por mayoría simple, si acaban con esta regla que se ha venido aplicando en las últimas seis décadas, algo que parece probable que salga adelante.

La profesora de Recurso Humanos y Empleo de la EAE Business School, Pilar Lácer, celebra la decisión. “Los organismos internacionales tienen que apostar por el talento sénior, hay que quitar restricciones administrativas a la edad. No tiene ningún sentido que estos profesionales, que aglutinan un profundo conocimiento, expertise y una amplísima red de contactos, no puedan desarrollar sus servicios”, sostiene.

El Banco Mundial, dirigido actualmente por Georgieva no aplica ningún límite a la edad, como tampoco lo hace la Reserva Federal de Estados Unidos, donde su presidente, Jerome Powell, accedió al cargo el pasado año a los 65 años. Su predecesora, Janet Yellen, a la que Forbes situó como la segunda mujer para poderosa por detrás la canciller alemana Angela Merkel, dirigió la Fed de los 67 a los 73 años.

También el secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, llegó al puesto en 2017 a los 67 años por un mandato de cinco años con posibilidad de extenderlo otros cinco más, como sucedió con su antecesor, Ban Ki-Moon, que permaneció al frente de las Naciones Unidas desde los 62 a los 72 años.

Desde las instituciones comunitarias, Mario Draghi, que aterrizó al Banco Central Europeo para capear la crisis económica a los 64 años, dejará este octubre su asiento a los 71 años, que será entonces ocupado por Christine Lagarde hasta finales de 2027, también a los 71 años.

Normas