Mercados

Los valores con sólidos dividendos, un refugio ante la guerra comercial

Las caídas registradas en Bolsa en agosto se concentran sobre bancos y acereras e incrementan la brecha abierta en el año con las firmas de corte más defensivo

Guerra comercial pulsa en la foto

El nuevo episodio de la cruzada comercial, que amenaza con convertirse en una guerra de divisas, ha desatado la salida de dinero de la Bolsa. Desde que el pasado 1 de agosto Donald Trump anunciara los nuevos aranceles a China, el Ibex 35 retrocede un 3,1%. Unos descensos que en el caso de Europa van desde el 4,13% que pierde el Cac francés al 5,77% del Mib italiano.

La corrección vivida en la última semana y media ha tenido como protagonistas a los sectores cíclicos. El miedo de los inversores a que la escalada de las tensiones entre China y EE UU acelere la recesión les ha llevado a deshacer sus posiciones en los valores más dependientes de la evolución macroeconómica. Esto contribuye a aumentar la divergencia que venía viviendo el mercado entre las cotizadas de corte más cíclico, las más castigadas en lo que va de año, y las firmas más defensivas, las que más resisten a las embestidas. Si hasta la fecha los inversores se decantaban por compañías de alta calidad, sólidos balances y elevadas rentabilidades por dividendo, esa estrategia es ahora indispensable para limitar las pérdidas.

El sector más castigado en las últimas sesiones ha sido el de los recursos básicos, que en Europa pierde un 9,3% desde comienzos de mes. En lo que va de año no escapa a los números rojos, pero consigue limitar las caídas al 2,03%. Dentro de esta industria ArcelorMittal es la peor parada. Con sus acciones en niveles de julio de 2016 la compañía se deja un 15,8% desde el 1 de agosto. La nueva sacudida que sufre el mercado eleva las pérdidas en el año al 33,62%. A los débiles resultados del primer semestre, Iñigo Isardo, analista de Link Securities, añade la sobrecapacidad del sector, especialmente en China. Las medidas antidumping puestas en marcha en Europa no han logrando limitar las importaciones asiáticas en un momento además en el que el precio del acero ha bajado como consecuencia directa de la caída de la demanda.

A ArcelorMittal la acompañan la siderurgica británica Evraz, que baja un 12,77% desde el 1 de agosto, la austríaca Voestapine (11,98%), la polaca KGHM Poska Miedz (-9,96%) y la suiza Glencore (-9,16%). Todas se ven afectadas por la caída del precio de las materias primas en un escenario de desaceleración.

En la lista de sectores más afectados no podía faltar el bancario, que retrocede un 7,09% en agosto y un 8,23% en el año. Más allá de los problemas internos de cada entidad, desde Renta 4 señalan que el sector se ve penalizado por la política monetaria. El mercado ha empezado a descontar un entorno de tipos bajos más largo de los esperado con rebajas adicionales en el precio del dinero, más ahora que la Fed ha recortado los tipos por primera vez desde 2008. Esto penaliza con fuerza a un sector que encuentra dificultades para mejorar su rentabilidad, a lo que tampoco ayuda la presión los elevados requisitos de capital que impone el BCE. Iván San Félix, analista de Renta 4, señala que el miedo a una recesión global podría llevar a una ralentización de la concesión de crédito, penalizando aún más a las entidades.

A este incierto escenario se suman las rebajas de previsiones acometidas esta semana por ABN Amro, Commerzbank y Unicredit. En la última oleada bajista de esta semana las dos últimas entidades son de las que más han sufrido con caídas del 15,10% y 11,92%, respectivamente. Los bancos españoles no se libran, pero después del varapalo sufrido con la presentación de resultados, sus descensos en la última semana oscilan entre el -6,74% de Santander y el -0,39% de Sabadell.

El tercer sector que más ha acusado las caídas de los últimos días ha sido el del petróleo y gas. En la última semana el crudo ha caído un 7,2% en Europa. Las débiles perspectivas económicas y el recrudecimiento de las tensiones comerciales se ha dejado sentir en la demanda, que crece el menor ritmo desde 2008, según ha avanzado la AIE. Polskie Gornictwo Naftowe (-14,59%), Technipfmc (-11,07%) y SBM (-10,04%) son las peor paradas. Repsol no se escapa y cede un 8,06%.

La guerra de tarifas emprendida por EE UU tiene como objetivo principal el mercado chino, pero no es el único. Europa y en concreto el sector automovilístico están en la diana del Ejecutivo estadounidense. En mayo Trump anuncio que retrasaba hasta noviembre la decisión sobre si impone o no aranceles al sector del automóvil europeo, una industria que cede el 6,71% en agosto. Pirelli (-13,79), el proveedor de vehículos alemán Hella (-10,02), BMW (-9,57%) y Faurecia (-9,46%), lideran las pérdidas en este periodo.

El quinto sector con peor desempeño en Europa es el tecnológico, una de las industrias más afectadas por la guerra de tarifas que retrocede un 5,82% en lo que va de agosto. Bechtle (-8,68%), ASML (-7,7%) y STMicroelectronics (-7,41%) centraron el castigo.

Los que mejor resisten


Agosto parece que está lejos de ser un mes tranquilo. Con la guerra comercial y la desaceleración económica como principales amenazas ningún sector escapa a las pérdidas. Pero algunos resisten mejor las turbulencias. Aquí destacan el inmobiliario (-0,81%), el sanitario (-0,93%) y el de las utilities (-1,61%), exponentes todos ellos de industrias defensivas.

Normas