Red Eléctrica pide cambios graduales y un esquema retributivo “suficiente”

El operador del sistema eléctrico presenta sus alegaciones a las Circulares de la CNMC

Jordi Sevilla
Jordi Sevilla, presidente de Red Eléctrica de España. Cinco Días

Red Eléctrica de España presentó el jueves sus observaciones a la propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre el cálculo de las retribuciones de las redes de distribución y transporte de electricidad y gas para los próximos años. En ellas, pide que los cambios planteados a la metodología se efectúen de manera gradual, con el objetivo de asegurar la sostenibilidad del sistema, y que se fije un esquema retributivo “suficiente” para el mantenimiento de la red y la financiación de las inversiones que harán falta para acometer el proceso de transición energética.

El operador recomienda aplicar las medidas de manera gradual, tanto en lo relativo a la tasa de retribución como al tratamiento de las instalaciones que finalizan su vida útil, a fin de garantizar el suministro.

Según la compañía, esta gradualidad permitirá “mantener el criterio de prudencia financiera” que reclama el Ministerio para la Transición Ecológica en sus alegaciones a la propuesta del regulador, ante un periodo de transición energética que va a requerir fuertes inversiones.

Asimismo, considera que se debe fijar un esquema retributivo “suficiente” para la actividad de mantenimiento de la red eléctrica, que permita garantizar la continuidad de los elevados niveles actuales de disponibilidad del sistema eléctrico.

La CNMC publicó el 5 de julio pasado siete circulares sobre la nueva metodología para el cálculo de la tasa de retribución que recibirán las redes de distribución y transporte de electricidad (entre 2020 y 2025) y las de gas (entre 2021 y 2026). En el caso de la electricidad propone recortar un 7% el pago a la distribución y un 8,2% al transporte.

Al respecto, la empresa presidida por Jordi Sevilla sostiene en sus observaciones que la nueva metodología debería recompensar de manera adecuada las nuevas necesidades de inversiones que se derivarán de la planificación 2021-2026, tanto en cuanto al volumen como a su naturaleza (activos para la gestión inteligente de la red basados en tecnologías de la información, con menores periodos de retorno y mayor incertidumbre).

En ese sentido, pide repartir adecuadamente los riesgos entre el titular de la red, los usuarios y los consumidores, “al objeto de garantizar un suministro al mínimo coste”.

Red Eléctrica también recuerda al supervisor la necesidad de generar “incentivos reales” para el despliegue de las inversiones, que permitan abordar los nuevos retos en materia de energía y clima, “con una metodología clara y predecible, que otorgue seguridad jurídica”.

En un comunicado, el operador señala que con sus alegaciones, recogidas en un documento de 160 páginas, pretende contribuir a que el marco regulatorio le permita hacer frente a su papel clave como operador del sistema ante el importante desafío de integración de energías renovables que supone el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

Ajustes “no necesarios”

La compañía mantiene que la propuesta de la CNMC para el cálculo de la retribución del transporte es continuista con las reformas decretadas en 2012 y 2013, pero introduce nuevos ajustes para el próximo periodo regulatorio que en la situación actual, una vez eliminado el déficit de tarifa y dentro del contexto de los retos de la transición energética, “no deberían ser necesarios”.

Argumenta, además, que no se revierten algunas medidas de ajuste que fueron tomadas con carácter extraordinario durante esos años y que solo afectaron a las actividades de transporte y distribución eléctrica. En cambio, aboga por un esquema de incentivos adecuado que permita mantener en servicio las instalaciones que agotan su vida útil, con el propósito de minimizar su coste para el sistema, optimizando el retorno para los consumidores y evitando su sustitución a un coste de reposición más elevado.

Igualmente, considera necesario que se diseñen mecanismos que ayuden a la incorporación de nuevas tecnologías, digitalización e innovación, tanto en la actividad de mantenimiento como en las nuevas inversiones en la red, cuestiones que –advierte– no han sido incluidas en la propuesta de la CNMC.

Desde que se conocieron los recortes propuestos por el regulador, las acciones del sector se han visto duramente castigadas en Bolsa. En el caso de Red Eléctrica, han caído desde entonces un 5,11%. El jueves volvieron a bajar un 0,31%, hasta los 17,63 euros.

Sedigas reprocha al regulador imprecisiones y falta de transparencia

Carlos Otiniano Pulido

A menos que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) apruebe una ampliación, las distribuidoras de gas y electricidad tienen plazo hasta hoy para presentar sus observaciones a la reforma propuesta por el organismo a las retribuciones del sector. Ayer se conocieron las de Red Eléctrica de España y las de la Asociación Española del Gas (Sedigas).

La patronal de las gasistas es particularmente crítica con el regulador, al que reprocha haber realizado “un diagnóstico incorrecto” del impacto real que tendrá la propuesta en sus representadas (entre ellas Naturgy, Enagás y Redexis), por lo que considera necesaria la reformulación del recorte.

Además, acusa al supervisor de “falta de transparencia, tiempo y participación” en el proceso de elaboración de las circulares.

El borrador de la reforma plantea un recorte del 17,8% en la retribución de la distribución del gas y del 21,8% en la de su transporte. Pero Sedigas sostiene que en la elaboración de esta propuesta, el supervisor se ha basado en estimados incorrectos.

“Las memorias de las circulares –argumenta–contienen información y cálculos no reproducibles que inducen a pensar en un nivel de análisis insuficiente”. La patronal añade que el análisis de la CNMC “falla al sobrevalorar las diferentes partidas de ingresos para las infraestructuras” y no expresa otros recortes.

De hecho, subraya que el regulador ha solicitado información a las empresas después de publicadas las circulares. Por estas razones, considera que las pérdidas en Bolsa sufridas por el sector en las últimas semanas traslucen el carácter “inesperado y radical” de la reforma.

Estima también que la propuesta no supondrá, como se pretende, una rebaja en la factura de los consumidores, ya que “no se pueden bajar los peajes del sistema” hasta que no se haya recuperado el déficit acumulado.

Normas