Política

Sánchez rechaza negociar coaliciones con Podemos y se vuelve hacia PP y Cs

Calvo dice que se “seguirá trabajando con todos los líderes”

Felipe VI recibió ayer en el Palacio de la Zarzuela a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.
Felipe VI recibió ayer en el Palacio de la Zarzuela a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Efe

Esa vía, la de un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, ya está explorada, no está abierta. Ahora toca explorar otras situaciones”, manifestó este viernes la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. Si hay que convocar nuevas elecciones “no habrá sido por deseo nuestro ni por falta de trabajo estos meses, cada líder de cada partido tendrá que moverse ahora y asumir su responsabilidad” señaló en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, un día después de la segunda sesión de investidura de Pedro Sánchez en el Congreso que resultó malograda.

 Al igual que declaró el presidente Sánchez en la noche del jueves, Calvo dijo el viernes que los socialistas “no van a tirar la toalla” porque, además, son la lista más votada, pero que desde ahora “serán otros los que tendrán que enfrentarse a su propia responsabilidad”. Criticó la actitud de “brazos caídos de los partidos de la derecha” y emplazó en especial al líder del PP, Pablo Casado, a contribuir a la gobernabilidad del país porque “nos pueden unir grandes trazos de políticas de Estado”. Parafraseando a Sánchez pidió a Casado que “abra paso al Gobierno, aunque no coincidamos en las políticas, y haga luego oposición”.

La respuesta de Casado se produjo poco después y no fue complaciente. “Es indignante que pretenda que facilitemos el Gobierno a quienes pactan con Bildu” escribió en su cuenta de Twitter, en alusión al pacto alcanzado entre el PSN, Geroa Bai y Podemos para gobernar Navarra con la abstención de la coalición aberzale.

Sin vacaciones

En relación con el escenario y los posibles movimientos que pueden producirse en este verano, la vicepresidenta recalcó que el Gobierno en funciones “no se va a ir de vacaciones, pues habrá Consejos de Ministros durante el mes de agosto, salvo la semana del día 15 [de agosto], y tendremos que ver lo que va a pasar entre agosto y septiembre”.

Sí que insistió en que, desde la sesión plenaria del jueves, Pedro Sánchez “ya no es candidato”, porque no ha recibido ningún encargo del jefe del Estado, pero sí que es presidente del Gobierno en funciones y lidera la lista más votada en las elecciones del 28 de abril. Por todo ello, Sánchez “seguirá trabajando con todos los demás líderes antes de llegar a otras elecciones”. “La responsabilidad no es eludible de ninguna de las maneras, el que las eluda lleva a su país a elecciones”, añadió la vicepresidenta.

Precisamente, la Casa Real difundió el viernes un comunicado para informar de que el Rey, que recibió a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en audiencia, no iniciará “de momento” nuevas consultas con los partidos políticos y que da tiempo a éstos para que puedan proponer un candidato con cuente con apoyos. El viernes también acudió al Palacio de la Zarzuela el presidente Sánchez porque “forma parte de la normalidad de los despachos”, aclaró Calvo.

El tono más duro lo reservó la vicepresidenta para Unidas Podemos. Invitó a Pablo Iglesias “a meditar y a asumir la responsabilidad de haber impedido dos veces la investidura de un presidente socialista” y repitió hasta en tres ocasiones que las formas de la formación morada en este proceso de negociación no han sido las adecuadas. “Nos separan enormemente las formas con Unidas Podemos. Ese espacio concluyó ayer [por el jueves], está concluido”, aseguró. No obstante, “se pueden explorar otros caminos, con programas de convergencia como hace la izquierda en otros países, añadió.

En Unidas Podemos respondieron a la vicepresidenta que van a tener “ la mano tendida para construir un Gobierno de coalición con lealtad y seriedad”, en palabras de su portavoz adjunta Ione Belarra. Aunque Calvo dio por cerrada otra negociación sobre coaliciones, Belarra declaró que “por nosotros no va a quedar”. Por su Parte Izquierda Unida instó el viernes a Unidas Podemos a llegar a un acuerdo programático con el PSOE, aunque no sea posible una coalición, con el fin de evitar nuevas elecciones.

Normas