Crónica bursátil

Las malas perspectivas para la banca llevan al Ibex por debajo de los 9.200

El vencimiento de contratos de futuros inunda de volatilidad la última sesión de la semana

Panel de la Bolsa española
Panel de la Bolsa española EFE

La tensión comercial y la política monetaria han vuelto al primer plano en los mercados durante esta semana ya cerca de concluir. La primera toma de contacto con los resultados en Estados Unidos se ha saldado con sabor agridulce y el martes que viene Cie, Endesa y Santander darán el pistoletazo de salida a la temporada española. Las perspectivas no son halagüeñas para el sector bancario. Las rebajas de recomendación por parte de analistas de firmas como UBS, Credit Suisse o Deutsche Bank entre otros se han sucedido golpeando a los seis principales bancos españoles y con ellos, a la cotización del Ibex. El principal índice español ha terminado la sesión del viernes con una caída del 0,60% que lo ha llevado a los 9.170,50 puntos, lo que representa un 1,32% menos respecto al nivel del pasado viernes.

IBEX 35 8.674,80 -0,67%
Petroleo Brent 59,690 -0,084%
USD x EUR 0,9026 0,011%

La última sesión de la semana se ha visto caracterizada por una volatilidad que le dio la vuelta al mercado. Tras comenzar en positivo, las ganancias de las principales Bolsas del Viejo Continente se tornaron pérdidas. El vencimiento de los contratos de futuros es el factor que contribuyó a ese aumento de la volatilidad. BBVA (-1,55%), Sabadell (-2,72%), Bankia (-2,84%) y CaixaBank (-3,83%) han sido los peores de hoy, con el Santander siguiendo de cerca al resto (-1,03%). Bankinter fue el menos castigado de los bancos del Ibex al restar un 0,59% después de que Moody's elevara un escalón la calificación de deuda de la entidad hasta Baa1. En el lado contrario, Siemens Gamesa, Acerinox y Cie Automotive han sido los mejores al sumar el 2,85%, el 1,57% y el 0,98%.

Ante la falta de avances concretos, la preocupación entre los inversores por el estancamiento en las conversaciones entre Pekín y Washington fue in crescendo. Ayer, el secretario del Tesoro de EE UU, Steve Mnuchin, calmó los animos al apuntar que se celebraría un encuentro telefónico entre los negociadores chinos y los estadounidenses y que podría ser el preludio de un encuentro físico. "Veremos dónde llegamos", dijo Mnuchin, pocos días después de que Trump elevara el tono contra China asegurando que todavía quedaba margen para más aranceles y que surgieran dudas en torno a cómo encajar a Huawei en el acuerdo.

Al rescate de los mercados llegaron una vez más los bancos centrales. A la cada vez más presente posibilidad de que la Fed decida bajar tipos este mismo julio, se le ha sumado el BCE. Esta semana diversas informaciones han apuntado a la posibilidad de que la entidad presidida por Mario Draghi se esté planteando cambiar su objetivo de inflación por uno más laxo que permita mantener los estímulos monetarios a pesar de que repunten los precios.

En el lado estadounidense, durante las declaraciones que realizó ayer el presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, aseguró que hay que ofrecer estímulos monetarios con anticipación para hacer frente a una inflación baja y que no se puede esperar a un desastre económico para actuar. El mercado interpreta que la Fed está anticipando un periodo de relajación monetaria, cuando faltan menos de dos semanas para la próxima reunión de la autoridad monetaria.

En cuanto a la situación de las principales compañías del mundo, los resultados empresariales que se están publicando en EE UU superan en general las previsiones, los inversores temen que si el conflicto comercial se alarga, acabará afectando también a las cifras de las compañías. En el sector tecnológico ha habido de cal y de arena. Mientras algunas como Netflix e IBM, han mostrado crecimientos inferiores a lo esperado, otras como Microsoft han superado las expectativas del mercado. En un contexto de máximos históricos para muchas de estos valores, el freno en los resultados hace dudar a los mercados. 

En las materias primas, el barril de petróleo Brent avanza un 0,59% hasta 62,3 dólares después de que Donald Trump asegurase que ha destruido un dron iraní en el estrecho de Ormuz debido a que se aproximó al 'USS Boxer'. Con todo, el Brent cerrará la semana con caídas cercanas al 6% en un contexto de freno de la demanda por la desaceleración económica acelerada por el conflicto comercial y de aumento de la oferta por el restablecimiento de varios oleoductos en Rusia.

En cuanto a las divisas, el euro cae un 0,49% frente al dólar, hasta 1,1222 dólares. En la renta fija, el bono español a 10 años termina la semana ofreciendo una rentabilidad del 0,387% cuando el lunes arrancaba en los 0,568%.

Normas