El agricultor castellano que demandó a Bestinver por 10,30 euros

Alejandro Escribano denunció a la gestora por un retraso en el traspaso de un fondo

El agricultor castellano que demandó a Bestinver por 10,30 euros

Alejandro Escribano es agricultor. Siempre lo ha sido. Este año ha tenido que adelantar la cosecha del trigo y la alfalfa por las escasas lluvias y las altas temperaturas de finales de junio. En Montealegre de Campos (Valladolid, 116 habitantes) todo el mundo le conoce. Más desde que en las últimas elecciones municipales se convirtió en concejal por Ciudadanos.

Pero la agricultura o la actividad política no es la principal pasión de Escribano. Sus grandes aficiones son la literatura, la música clásica y la inversión. Desde hace años invierte a través de fondos y no duda en coger el tren o el avión para acudir a las conferencias anuales de las gestoras con las que trabaja: Cobas, Magallanes, Renta 4, Bestinver...

Fue Bestinver precisamente la firma con la que le picó el gusanillo de la inversión. Se la recomendó un amigo hace una década, y se convirtió en cliente. Durante años fue un fiel seguidor de su gestor estrella, Francisco García Paramés. Pero poco a poco fue diversficando sus inversiones y ahora tiene su dinero repartido en una veintena de fondos. "La diverificación por gestoras es muy importante", explica en conversación telefónica.

La relación con la mayor gestora independiente española, con 6.000 millones de euros bajo gestión, se truncó hace un año y medio. Escribano solicitó el 18 de octubre de 2017 el reembolso de 1.000 euros que tenía en el fondo Bestinver Mixto Internacional. El dinero no llegó hasta el 8 de noviembre, un plazo muy superior al que fija la normativa.

"Lo peor fue cómo me trataron. Me pusieron mil excusas diferentes para justificar por qué no llegaba el dinero. Me trataron de tonto, y por ahí sí que no paso", apunta Escribano, de 53 años. Ante la mala experiencia, decidió reclamar a la gestora. Luego reclamó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que le dio en parte la razón, y acabó llevando a Bestinver a la justicia ordinaria, en un juicio de reclamación de cantidades.

Escribano, que estudió la mitad de la carrera de Derecho por la Universidad a Distancia (UNED), reconoce que la pasividad de la firma fue lo que le desquició.

La vista oral tuvo lugar el 29 de noviembre de 2018 en un juzgado de primera instancia de Medina de Rioseco (Valladolid). Escribano, que redactó la demanda con una máquina de escribir Olivetti, ejerció su propia defensa. La jueza apenas le dejó hablar -"fue una vergüenza", se queja- pero finalmente reconoció que Bestinver tenía que compensar Escribano por el retraso en el reembolso de los 1.000 euros.

La jueza, siguiendo el criterio de la CNMV, estableció que si el traspaso se hubiera producido en plazo, Escribano tendría que haber recibido 10,3 euros más. Es la misma cantidad que había calculado el servicio de reclamaciones de Bestinver. El agricultor reclamaba un perjuicio de 100 euros "por el coste de oportunidad de haber tenido ese dinero retenido durante dos semanas", y otros 300 euros de indemnización "por daños morales".

La jueza, al menos, impuso a Bestinver la obligación de compensar a Escribano con 29,43 euros por el envío de burofaxes y con 3,25 euros por las cartas remitidas a la CNMV. En total, 42,98 euros. "El dinero es lo de menos", apunta el agricultor, que asegura tener ahorros por un importe de "de seis cifras" en fondos de inversión. "Lo importante era que se reconociera que Bestinver actuó incorrectamente. Y así fue. Yo cuando me pongo de burro, me pongo de burro".

Normas