Cuando ellas toman las decisiones

Cuanto mayor es la presencia de mujeres en los consejos, más beneficio generan las empresas, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Ana Patricia Botín
Ana Patricia Botín, presidenta de Santander.

La entrada en las compañías de la mujer mejora su eficiencia y competitividad. En los puestos medios de trabajo y también en la cúpula ejecutiva, la última etapa de esta particular carrera por la igualdad. Lo sostienen informes como Las mujeres en la gestión empresarial: argumentos para el cambio, de la OIT, donde se asegura que casi tres cuartas partes de las compañías que promueven la diversidad de género en cargos directivos han aumentado su beneficio del 5% al 20%, con mejoras en materia de creatividad, innovación y apertura y con un incremento de su reputación.

O Women in Business 2019: hacia un avance real, de la consultora Grant Thornton, que llega a conclusiones semejantes en términos porcentuales y establece una correlación entre los planes de igualdad de las empresas y la mejora en los resultados, señalando que aquellas que disponen de políticas formales cuentan con un 35% de mujeres en puestos directivos.

Sus bazas: trabajan en equipo y son rigurosas y eficientes

También lo subrayan sus protagonistas, pioneras de una nueva cultura empresarial que ya es irreversible. Cristina Ruiz, una de las cinco ejecutivas del Ibex 35, consejera directora general en Indra, está “convencida de que tener mujeres liderando negocios es necesario, puesto que fomenta puntos de vista y aproximaciones a los problemas del día a día desde perspectivas diferentes y, sin duda, enriquece las reflexiones en las organizaciones”.

Afirma que para ella es un privilegio dirigir el negocio de tecnología de la información en una gran compañía, pero le gustaría “que esto fuera una realidad cada vez más normal y dejase de ser noticia”.

Cristina Ruiz, consejera delegada de Indra.
Cristina Ruiz, consejera delegada de Indra.

Si bien en el mundo de los negocios prefieren no hablar de paridad, la CNMV sitúa esa normalidad en un 30% de mujeres en consejos de administración antes de 2020. Y aunque en los últimos años la evolución ha sido constante, hay un largo trecho por recorrer para cumplir con la recomendación en tan breve espacio de tiempo: en el Ibex 35 ascienden al 24%, mientras que el resto del mercado continuo está por debajo del 19%.

De media, su peso relativo en las cotizadas se acerca al 21%. Quedan, por tanto, casi diez puntos y dos años para alcanzar el objetivo, cuando el incremento ha sido de menos de cinco puntos desde 2015.

El 30% de mujeres en consejos de administración antes de 2020 es la recomendación de la CNMV

Estos y otros datos pertenecen al informe Las mujeres en los consejos de las empresas cotizadas, elaborado por Atrevia y el IESE. “Comenzamos a mejorar desde que empezamos a medir en España porque pusimos en competición a las empresas”, explica Nuria Chinchilla, profesora y titular de la cátedra Mujer y Liderazgo del IESE. A pesar de ello, el ritmo está siendo lento.

El crecimiento registrado en 2018 fue menor que en años anteriores. Según el documento, el número total de consejeras subió poco más de un punto, frenando el avance de 2,55 puntos del año anterior.

María José García Beato, consejera ejecutiva de Banco Sabadell.
María José García Beato, consejera ejecutiva de Banco Sabadell.

De las empresas del mercado continuo, el 38,8% tenía menos de dos mujeres en sus máximos órganos de decisión. Incluso ha habido contratiempos; después de tres años por encima del 4%, la presencia de ejecutivas en empresas cotizadas ha descendido al 3,82%.

Aunque el panorama no es el más óptimo, “debemos poner las luces largas para entender todo el proceso”, dice Chinchilla. “Estamos yendo por el buen camino” porque “no se trata de llegar a un número, sino de ver cómo llegamos y que no haya marcha atrás”.

María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter.
María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter.

“Hay que hablar de objetivos tendencia que se imponen cada una de las empresas dependiendo de dónde están, de cuál es su nivel de madurez y de cuántas mujeres tienen”, añade la profesora del IESE. Y es aquí donde se puede hablar de ejemplos concretos.

Presidiendo compañías aparecen, entre otros, los nombres de Esther Alcocer Koplowitz (FCC), Helena Revoredo (Prosegur), Elena Pisonero (Hispasat), Sol Daurella (Coca-Cola European Partners) y Ana Botín.

El número de consejeras está actualmente en un 21% de media, a casi diez puntos de la recomendación

Al frente de Santander, ella es la única presidenta ­ejecutiva del selectivo y, con un 45%, el suyo es uno de los grupos que mejor cumplen con la recomendación de la CE de que al menos el 40% de los puestos no ejecutivos de los consejos estén ocupados por mujeres en 2020.

En marzo le tomaba la delantera Iberdrola, donde la mitad de sus 12 miembros no ejecutivos son mujeres tras la incorporación de Sara de la Rica. Contabilizando el total de 14 miembros del consejo, la eléctrica sigue siendo la primera firma del Ibex por porcentaje de mujeres con un 42,8%.

María Elena Pisonero, presidenta del gestor de satélites Hispasat.
María Elena Pisonero, presidenta del gestor de satélites Hispasat.

Bankinter, con un 38%, se aproxima a la previsión europea. Su consejera delegada es María Dolores Dancausa, una de las mujeres a la vanguardia de este cambio estructural en las empresas.

La acompañan Almudena López del Pozo, consejera delegada de Pymar; Victoria Zingoni, presidenta de Repsol Gas y Electricidad; Ángeles Santamaría, consejera delegada de Iberdrola España; María José García Beato, secretaria consejera del Sabadell, o Cristina Ruiz (Indra).

Helena Revoredo, presidenta de Prosegur.
Helena Revoredo, presidenta de Prosegur.

“Contar con mujeres en puestos de responsabilidad es importante para que las profesiones con menos experiencia, e incluso las niñas y jóvenes, tengan referentes en los que mirarse”, explica la consejera ejecutiva de Indra, que cuenta con un 20% de mujeres en los niveles de gestión y dirección y en 2018 reforzó su programa de diversidad de género.

Isabel Tocino confía en las posibilidades de mejorar. Consejera desde 2002 de varias compañías cotizadas y vicepresidenta de Santander España, dice percibir una evolución “imparable que cada vez va a ir más deprisa.

En un punto creció el porcentaje en 2018, frenando el avance del 2,55% del año anterior

No por cuotas, sino porque hace falta ese talento femenino. Somos rigurosas, hacemos un uso eficiente del tiempo y sabemos delegar en equipos.

Son características de un liderazgo transformador que está demandando la sociedad a las empresas”, subraya, por eso considera que el debate está en “cómo aprovechamos el momento para que ninguna mujer se quede atrás”.

Valor añadido

Los conceptos talento y diversidad son los más repetidos por las protagonistas de esta transformación. Sabine Hansen Peck, vicepresidenta sénior de personas, cultura, comunicaciones y marca de Amadeus, ha trabajado en Estados Unidos, Suiza, Bélgica, Reino Unido, Alemania y España.

María Jesús Almazor, consejera delegada en Telefónica España.
María Jesús Almazor, consejera delegada en Telefónica España.

Responsable de las promociones a cargos directivos de una compañía con un 29% de mujeres en puestos de gestión sénior, asegura aportar “habilidades y experiencias únicas que están siendo valoradas y apreciadas” porque su objetivo es crear un entorno “donde la diversidad pueda prosperar” y permitir, en última instancia, “tomar mejores decisiones de negocio”.

Consejera delegada de Telefónica España, María Jesús Almazor coincide en la necesidad de poner el foco sobre el equilibrio de género de los equipos directivos porque “es indiscutible que la diversidad genera valor”.

María Victoria Zingoni, presidenta de Repsol, Electricidad y Gas.
María Victoria Zingoni, presidenta de Repsol, Electricidad y Gas.

“Se siguen acumulando investigaciones que muestran su vínculo” con el rendimiento corporativo y las firmas que siguen esta pauta “son más innovadoras, transformadoras, eficaces y consiguen mejores resultados”. “Su rentabilidad está fuera de toda duda”.

Preguntadas por su presencia en un entorno tan masculino como el suyo, estas profesionales dicen sentirse cómodas aunque admiten la desigualdad. “Es cierto que siempre he sido clara minoría como directiva de un área de negocio o en las ­reuniones”, reconoce Almazor.

Sabine Hansen Peck, vicepresidenta de Amadeus.
Sabine Hansen Peck, vicepresidenta de Amadeus.

“No podemos permitirnos desperdiciar tanto talento”, defiende Ruiz desde Indra. En igualdad de condiciones, “siempre apostamos por favorecer la diversidad”, asegura Hansen Peck, de Amadeus. "El momento de la mujer ya ha llegado", sostiene Isabel Tocino.

Porque el camino hacia la igualdad han de recorrerlo juntos hombres y mujeres. Pero son ellas, también desde los consejos de administración, quienes mejor conocen la ruta a seguir.

Por actividad

Los sectores con más mujeres en su cúpula ejecutiva son el financiero y el tecnológico. Ana Botín, única presidenta del Ibex 35, defiende en un artículo desde su cuenta de Linkedin las “medidas proactivas” para elevar la diversidad en la dirección. Santander, con un 33% de consejeras a finales de 2018, acordaba en febrero alcanzar la igualdad de género (entre el 40% y el 60%) en 2021.

Según el Instituto de la Mujer, solo el 31,4% de estudiantes de CTIM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) son mujeres. Las compañías del sector estimulan su interés con iniciativas como las becas Ahora tú, de Telefónica España, el Indra Hack Day –dirigido a universitarias– o el apoyo de Amadeus a Inspiring Girls España.

Normas