Los analistas llegan por vías distintas al mismo precio para Uber

Ven motivos muy dispares para el optimismo, pero coinciden en un mismo alza del precio, el 25%

Cartel anunciando la OPV de Uber, en la Bolsa de Nueva York.
Cartel anunciando la OPV de Uber, en la Bolsa de Nueva York.

Los analistas esperan que Uber pierda dinero durante años, pero ven motivos muy dispares para el optimismo. Sin embargo, la mayoría de carreteras conducen a un mismo alza del precio, del 25%. Es la forma de inmunidad de rebaño de Wall Street.

Los inversores no han quedado particularmente impresionados con Uber, que vendió acciones a 45 dólares, muy por debajo de lo que se esperaba lograr unos pocos meses antes. Y la acción ha perdido un 5% desde entonces. Sin embargo, los analistas, incluidos los de los bancos colocadores a los que se les prohibió publicar informes hasta el martes, quieren que los inversores miren más allá de la desaceleración del crecimiento, la masiva quema de efectivo y la espantosa competencia en EE UU y el extranjero. De las 24 recomendaciones que se han hecho hasta la fecha, alrededor del 80% dice que los inversores deberían comprar y ninguno recomienda vender.

Las razones varían. En Goldman Sachs hablan de las oportunidades que plantean las revoluciones del mercado global de la movilidad: desde los coches voladores hasta las “potenciales relaciones simbióticas” con empresas de alquiler de coches. Barclays dice que el tamaño dominante de Uber es una ventaja clave porque “la escala genera escala”. Y Deutsche destaca las sinergias entre los servicios de transporte por carretera, la entrega de comida y el transporte de mercancías. Bank of America cree que Uber debería cotizar a 5 veces los ingresos de 2020 frente a las 4 veces de su rival Lyft.

No se ponen de acuerdo sobre cuándo generará flujo de caja libre o ganancias. Barclays cree que podría ser en 2022, mientras que Deutsche estima que seguirá perdiendo dinero en 2025.

Todas esos diferentes análisis deberían provocar valoraciones muy distintas, pero la mayoría de los analistas tienen precios objetivo agrupados unos pocos dólares por encima o por debajo de los 55 dólares por acción. Hay unos pocos algo rebeldes, como Citigroup, con 45 dólares. John Maynard Keynes tenía razón: es mejor para la reputación fracasar convencionalmente que tener éxito de manera no convencional.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas