Almirall comprará en EE UU su mayor fármaco superventas

El laboratorio se plantea ejercer la opción de un medicamento dermatológico con ventas al año de hasta 700 millones

Jorge Gallardo, presidente del Almirall.
Jorge Gallardo, presidente del Almirall.

Almirall quiere seguir creciendo en facturación. Y para eso el laboratorio catalán se plantea ejercer la opción de compra este junio sobre un producto dermatológico que se convertirá previsiblemente en el mayor superventas de la cotizada y que desde la empresa se ve como un enorme potencial. Se trata del producto biológico llamado lebrikizumab, usado frente a la dermatitis atópica, que podría aportar ingresos entre 500 y 700 millones de euros al año en el pico máximo de ventas en cuatro o cinco años.

“Tenemos una opción de compra para Europa, que la vamos a ejercer ahora”, avanzó Jorge Gallardo, presidente del Almirall, en un conferencia organizada este martes por Esade y Deloitte sobre los retos y oportunidades de la empresa familiar. La farmacéutica catalana llegó a un acuerdo con el laboratorio estadounidense Dermira para quedarse con una opción sobre los derechos de este medicamento, por la que pagó 30 millones. En junio deberá abonar otros 50 millones para hacerse con las ventas europeas.

Esta terapia actualmente acaba de concluir los ensayos en fase II (eficacia en pacientes) con resultados positivos y se prevé que este año extienda a más pacientes, a la fase III, y podría estar aprobada en Europa en 2022 si los estudios son satisfactorios. El coste total para Almirall, a pagar a Dermira, será de alrededor de 140 a 150 millones.

Este fármaco podría alcanzar unas ventas máximas al año, en cuatro o cinco años después de aprobarse, de 500 millones, según Goldman Sachs, y de hasta 700 millones, según BBVA.

Para Gallardo, lo importante en el futuro de la compañía es seguir creciendo a nivel internacional y ganando facturación. “Estamos vendiendo cerca de 1.000 millones y tendríamos que estar vendiendo 1.500 millones”, afirmó. La compañía ingresó el pasado año 756 millones.

“Hay que ser internacionales porque este país no da para más en tamaño y en la metalidad que tenemos en los gobiernos. El tema I+D no interesa en este país”, se quejó Gallardo. “Somos el primer grupo farmacéutico español y no les interesa”, añadió. “Están preocupados por sus silla y poco más”.

La empresa, creada en 1943, se ha ido convirtiendo en un laboratorio especializado en dermatología, sobre todo a partir de 2014, cuando vendió su franquicia respiratoria a AstraZeneca por casi 2.000 millones, lo que le otorgó caja para adquirir empresas en este área como Aqua, Poli, Thermi y recientemente una cartera de productos a Allergan.

Sin embargo, reconoció el error de entrar en el negocio de estética a través de Thermi, filial que vendió hace dos meses, porque según Gallardo el grupo no tenía capacidad de I+D en este campo. "Nos dimos cuenta de que nos habíamos equivocado".

Normas