Taberna Verdejo, mucho más que una casa de comidas

Además de reactivar la calle Espartinas de Madrid, cuidan la carta y el producto y tratan al cliente con mimo

  • Hace algo más de cinco años que abrieron en un pequeño local en la recóndita calle de Espartinas, una vía que han reactivado al atraer a otros cocineros. Porque si algo han conseguido Marian Reguera y Carmen Moragrera, artífices de Taberna Verdejo, es hacer de este espacio una referencia gastronómica en Madrid, no solo porque se come bien, sino por cómo hacen sentir al cliente, el protagonista del mimo y la atención que prestan en cada servicio. Y eso en pocos lugares se consigue hoy día.
    1Hace algo más de cinco años que abrieron en un pequeño local en la recóndita calle de Espartinas, una vía que han reactivado al atraer a otros cocineros. Porque si algo han conseguido Marian Reguera y Carmen Moragrera, artífices de Taberna Verdejo, es hacer de este espacio una referencia gastronómica en Madrid, no solo porque se come bien, sino por cómo hacen sentir al cliente, el protagonista del mimo y la atención que prestan en cada servicio. Y eso en pocos lugares se consigue hoy día.
  • La cocina de Verdejo es muy personal, lleva la firma de Reguera, una profesional que pasó buena parte de su trayectoria como jefa de sala y sumiller en Arce, la Terraza del Casino o el Hotel Palace, y que conoce al detalle todos los ingredientes y pasos que han seguido todas las recetas que elabora. Ningún detalle, en este sentido, sin controlar. La carta es breve, solo ocupa un folio, aunque siempre hay un despliegue de platos que cambian cada día, según lo que dicte el mercado, y que se cantan en mesa, con el correspondiente precio de la ración. Un gesto que se agradece para no llevarse sorpresas en la cuenta final.
    2La cocina de Verdejo es muy personal, lleva la firma de Reguera, una profesional que pasó buena parte de su trayectoria como jefa de sala y sumiller en Arce, la Terraza del Casino o el Hotel Palace, y que conoce al detalle todos los ingredientes y pasos que han seguido todas las recetas que elabora. Ningún detalle, en este sentido, sin controlar. La carta es breve, solo ocupa un folio, aunque siempre hay un despliegue de platos que cambian cada día, según lo que dicte el mercado, y que se cantan en mesa, con el correspondiente precio de la ración. Un gesto que se agradece para no llevarse sorpresas en la cuenta final.
  • La temporada marca la cocina del restaurante. Así, por ejemplo, una de las elaboraciones que bordan en esta casa son los escabeches, que preparan en función del producto. En temporada, es magnífico el que elaboran con jabalí, aunque el de caballa (16 euros) y solomillo ibérico trufado (19 euros) tampoco desmerecen, como el salazón de pescados azules a media curación (18 euros).
    3La temporada marca la cocina del restaurante. Así, por ejemplo, una de las elaboraciones que bordan en esta casa son los escabeches, que preparan en función del producto. En temporada, es magnífico el que elaboran con jabalí, aunque el de caballa (16 euros) y solomillo ibérico trufado (19 euros) tampoco desmerecen, como el salazón de pescados azules a media curación (18 euros).
  • A pesar de que en otoño y en invierno la cocina de Verdejo es un festival de platos sorprendentes, la primavera tampoco desmerece. Ni los postres. En cuanto a los vinos, siempre tienen alguna joya para descubrir. Verdejo: Espartinas, 6. Madrid. Tel, 91 011 22 48. www.tabernaverdejo.com
    4A pesar de que en otoño y en invierno la cocina de Verdejo es un festival de platos sorprendentes, la primavera tampoco desmerece. Ni los postres. En cuanto a los vinos, siempre tienen alguna joya para descubrir. Verdejo: Espartinas, 6. Madrid. Tel, 91 011 22 48. www.tabernaverdejo.com