Coyuntura

Bruselas rebaja la previsión de crecimiento de la eurozona por el rápido enfriamiento de Alemania

España será uno de los miembros del euro que más crecerá este año, pero la previsión de déficit aumenta al no aprobarse el presupuesto

Imagen del Parlamento Europeo.
Imagen del Parlamento Europeo.

La Comisión Europea (CE) ha rebajado este martes una décima su previsión de crecimiento durante 2019 en la eurozona, hasta el 1,2% del PIB. Bruselas espera para 2020 un mayor aumento del producto interior bruto, aunque también ha revisado una décima a la baja la estimación para los diecinueve países que comparten la moneda única y la ha situado en el 1,5%. La revisión a la baja del crecimiento de Alemania es el principal motivo: Bruselas ha rebajado seis décimas sus expectativas sobre la primera economía de Europa, hasta un crecimiento del 0,5% en 2019.

El Ejecutivo comunitario ha achacado el peor comportamiento de las economías europeas a la ralentización global y a la incertidumbre creada por las tensiones comerciales, pero a estos dos factores también ha añadido la "continuada debilidad" del sector manufacturero, "especialmente en aquellos países que se enfrentan a problemas específicos en la industria automovilística".

Entre las grandes economías de la eurozona, España será la que más crezca, un 2,1% en 2019, y un 1,9% en 2020. El Ejecutivo español trabaja con cifras muy similares: un crecimiento del 2,2% en 2019 y, para 2020, del 1,9%. En paralelo, la Comisión ha elevado la previsión de déficit, del 2,1% al 2,3% para 2019 y del 1,9% al 2% para 2020. Los cálculos de Bruselas son menos optimistas que las previsiones oficiales del Gobierno, que apuntan a un déficit del 2% este año y del 1,1% en 2020.

La Comisión ha explicado que "no se han tenido en cuenta las medidas de ingresos incluidas en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, pero sí las medidas de gasto adoptadas", como tampoco ha hecho el Gobierno en su plan enviado a Bruselas. Respecto a 2020, donde la diferencia es de nueve décimas, Bruselas ha dicho que "asumiendo que no hay cambios en la política, el déficit bajará al 2% en 2020". El Ejecutivo, por el contrario, sí contempla nuevos ingresos impositivos para el próximo año. Por otro lado, y como era de esperar, la CE ha anunciado que recomendará al Consejo Europeo en junio la salida de España del procedimiento por déficit excesivo después de permanecer por diez años.

La CE, además, prevé que el crecimiento de la economía española siga "robusto", pero se reduzca "ligeramente" a lo largo de 2019, debido a la moderación de la demanda doméstica, y se estabilice después conforme aumenta la contribución de las exportaciones tras un débil 2018. Así, proyecta que "gracias al fuerte crecimiento, el déficit público siga reduciéndose, aunque a menor ritmo", después de haberse estrechado seis décimas en 2018.

Baja del desempleo

La CE ha destacado que la tasa de desempleo, del 6,4% en marzo de este año, fue la más baja desde enero de 2000, mientras que en el caso de la eurozona se encuentra en los niveles más bajos desde 2008.

El índice de paro seguirá bajando este año, según la CE, que espera que descienda hasta el 6,2% en 2020, a pesar de que considera que habrá una ralentización en la caída del desempleo. En el caso de los 19 países de la eurozona, la previsión es que el próximo año caiga hasta el 7,3% y alcance su porcentaje más bajo desde 2007.

La deuda sigue disminuyendo

La Comisión prevé que las ratios deuda/PIB disminuyan en la mayoría de los Estados miembros en 2019 y 2020 debido a que los déficits siguen siendo bajos y a que el crecimiento del PIB nominal debería seguir siendo superior al tipo medio de interés de la deuda viva. En el caso en el que no haya cambios en las políticas, la CE espera que la ratio deuda/PIB en la UE baje del 81,5% en 2018 al 80,2% en 2019 y al 78,8% en 2020. 

Italia, estancada

La segunda economía de la UE, Francia, pese a la crisis de los chalecos amarillos, crecerá un 1,3% este año. Pero la tercera potencia de la zona euro, Italia, continuará en una situación de estancamiento con un incremento del PIB de solo el 0,1%, una décima menos si se compara con la estimación anterior de las autoridades comunitarias. 

En los últimos diez años Italia es el país que menos ha crecido en la UE, con un 2,27%, solo por delante de Grecia, que arrastra una caída del 20% desde 2009. 

Riesgos para el futuro

La Comisión ha alertado de que los riesgos de corrección de las perspectivas continúan siendo significativos: "El riesgo de aplicación de medidas proteccionistas en todo el mundo y la actual ralentización del crecimiento del PIB y del comercio mundial podrían ser más persistentes de lo esperado, sobre todo si el crecimiento de China queda por debajo de lo esperado". 

Respecto a Europa, la CE ha advertido de las consecuencias de un Brexit sin acuerdo y de la posibilidad de que las "perturbaciones de carácter temporal" que afectan al sector industrial sean más duraderas de lo previsto. Además, la Comisión ha dicho que también existe el riesgo de un aumento de la incertidumbre política y del retroceso de la inversión privada.

Normas