Las amenazas de Trump sacuden los cimientos de un acuerdo comercial

Los estallidos del presidente de EE UU plantean interrogantes sobre si podrá mantenerse un pacto final con China

estados unidos china
Donald Trump, presidente de EE UU.

Las amenazas arancelarias de Donald Trump están sacudiendo los cimientos de un futuro acuerdo comercial. El presidente de Estados Unidos dice que pronto aumentará los impuestos sobre 200.000 millones de dólares (180.000 millones de euros) en productos chinos. Puede que sea una táctica de negociación de última hora. De todos modos, ha sacudido a los inversores, al igual que ambas economías se han estabilizado. Estos estallidos de frustración con Pekín son preocupantes: plantean interrogantes sobre si podrá mantenerse un acuerdo final.

El presidente tuiteó el domingo que planea aumentar los aranceles sobre 200.000 millones de dólares de productos chinos al 25% a partir de este viernes, desde el 10% actual, y añadió que en breve podría imponer impuestos sobre cientos de miles de millones más. “El Acuerdo Comercial con China continúa, pero con demasiada lentitud, mientras intentan renegociar. ¡No!”, escribió.

Esta llamativa escalada se produce justo cuando Pekín se prepara para otra ronda de negociaciones en Washington esta semana. El estallido ha sacudido los mercados de valores locales, que llevaban subiendo gran parte de 2019. El índice bursátil de referencia CSI300, ya en descenso, abrió la sesión de ayer con una caída de alrededor del 3,5%.

Donald Trump ya ha lanzado amenazas por pura exasperación otras veces. Cuando Estados Unidos estaba en conversaciones con Canadá y México para revisar su pacto comercial trilateral y las negociaciones se alargaban, el presidente amenazó con aplicar aranceles a los automóviles.

Se ha ido enfadando cada vez más con Pekín después de que pasara el ultimátum del 1 de marzo. Este viernes se ha considerado una fecha límite, ya sea para cerrar un acuerdo o para dejar de intentarlo.

Parte de la fanfarronería del domingo, pues, huele a estratagema de negociación. Sin embargo, los mercados tienen razones para estar preo­cupados. Los tuits del presidente llegaron después de una novedad en las negociaciones por parte del agresivo representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, que dijo que Pekín estaba dando marcha atrás de compromisos anteriores. Las negociaciones previas ya habían decepcionado a algunos negociadores estadounidenses, lo que sugiere que los términos para una distensión están resultando difíciles de definir.

Es más, el consenso bipartidista sobre la necesidad de un enfoque más duro con Pekín plantea interrogantes sobre la durabilidad de cualquier acuerdo que se alcance. Incluso el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, le dijo al presidente que se mantuviera firme.

Con una serie de puntos álgidos, desde Huawei hasta la Nueva Ruta de la Seda china, es probable que el estado de ánimo de Washington se mantenga agrio durante algún tiempo. Táctica o no, la amenaza de Trump puede ser una llamada de atención a los mercados.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas
Entra en El País para participar