Una empresa estafa a la NASA y echa por tierra el lanzamiento de dos satélites

Sapa Profiles falseó los resultados de los test de calidad, lo que ha provocado 700 millones de dólares en pérdidas

Imagen de los momentos previos al lanzamiento fallido del cohete Taurus XL, afectado por el fraude de los materiales defectuosos.
Imagen de los momentos previos al lanzamiento fallido del cohete Taurus XL, afectado por el fraude de los materiales defectuosos. NASA

Sapa Profiles, una empresa estadounidense dedicada a la producción de aluminio, es protagonista de una estafa de "proporciones astronómicas" que ha afectado de lleno a la NASA. La compañía de metales con sede en Oregón ha falsificado los resultados de los test que miden la fuerza y la fiabilidad de su aluminio bajo presión durante 19 años, con lo que según ha revelado una investigación interna de la NASA, ha provocado pérdidas por valor de 700 millones de dólares y el fallo en el lanzamiento de dos de los satélites de la Agencia.

Jim Norman, director de servicios de lanzamiento de la NASA, ha explicado que a pesar de que realicen sus propias comprobaciones, la Agencia confía en que los propios fabricantes sean quienes efectúen los test de calidad de ciertos componentes. "Cuando los resultados y las certificaciones son falsos, las misiones fallan", sentencia Norman.

En este caso, los materiales defectuosos se usaron para la fabricación del cohete Taurus XL, que iba a ser el responsable de poner en órbita dos satélites destinados al estudio del clima terrestre. Los lanzamientos de 2009 y 2011 fracasaron debido a que una de las partes del cohete no se abrió completamente en el momento en el que tenía que hacerlo, lo que provocó el fallo de las misiones, la pérdida de miles de horas de trabajo y de los 700 millones de dólares.

La noticia trasciende solo una semana después de que Norsk Hydro, la empresa propietaria de Sapa Profiles, llegara a un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos en el cual se comprometía a pagar 46 millones de dólares a la NASA, al Departamento de Defensa y a otros organismos afectados. "La codicia personal y corporativa perpetuaron en el tiempo este fraude contra el Gobierno y otras empresas privadas durante casi 20 años", afirmó al respecto el abogado asistente de la división criminal del Departamento de Justicia, Brian Benczkowski. 

"Gracias al trabajo duro y a la dedicación de muchos trabajadores de la NASA, hemos sido capaces de averiguar la causa del fallo de dos lanzamientos que fueron extremadamente decepcionantes y de garantizar la fiabilidad de la cadena de suministro de la Agencia", concluye la responsable de los servicios de lanzamiento de la NASA en el centro espacial Kennedy de Florida, Amanda Mitskevich.  

Normas