Indivior: la farmacéutica acusada de provocar una epidemia de opiáceos colapsa en Bolsa

Las acciones de la cotizada británica se hunden un 71,5% en un día y se pone en duda su supervivencia

Imagen de archivo del medicamento de la polémica, el Suboxone, de Indivior.
Imagen de archivo del medicamento de la polémica, el Suboxone, de Indivior. Wikipedia

No todos los días una compañía pierde el 71,5% de su valor en Bolsa, pero tampoco todos los días se ve una historia como la de la farmacéutica británica Indivior. La línea de negocio de Indivior incluye, según indica Bloomberg, "la producción, fabricación o transformación de medicamentos en preparados farmacológicos para uso veterinario o humano".

De forma más concreta, Indivior se dedica principalmente al tratamiento de la adicción a drogas duras como la heroína. Para ello, la firma británica desarrolló su medicamento estrella: el Suboxone. Se trata de un fármaco que en sí mismo es un opiáceo, pero que anula los efectos de las drogas más duras, reduce su dependencia y que tras encumbrar a la compañía puede ahora, paradójicamente, ser el causante de su completo hundimiento.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha anunciado que un juzgado de Virginia ha encontrado culpable a Indivior de crear un "sistema ilícito por todo el país para aumentar las prescripciones del Suboxone".

Según la sentencia, Indivior ha obtenido miles de millones de dólares gracias a las prescripciones de su medicamento estrella a base de engañar a médicos y a servicios de asistencia sanitaria haciéndoles creer que el Suboxone era más seguro y menos adictivo que otros tratamientos basados en opiáceos.

También se acusa a la farmacéutica británica de haber intentado elevar sus beneficios usando un programa llamado "aquí para ayudar" que ponía en contacto a adictos a los opiáceos con doctores que la compañía sabía que estaban recetando su medicación en grandes cantidades y sin tener en cuenta las garantías clínicas suficientes.

"La mortífera epidemia de los opiáceos continúa devastando familias y comunidades enteras a lo largo y ancho de nuestra nación", ha opinado el principal adjunto al fiscal general, Jesse Panuccio. "Desde el Departamento de Justicia luchamos para que aquellos que aún sabiendo el daño que causa el abuso de los opiáceos, eligen aprovecharse del sufrimiento ajeno en vez de ayudar", ha sentenciado.

Como resultado de estas pesquisas y tras las conclusiones a las que el Departamento de Justicia estadounidense ha llegado, Indivior se enfrenta a una potencial multa de 3.000 millones de dólares. No obstante, desde Bloomberg señalan que los 3.000 millones pueden ser sólo el principio de unas negociaciones que podrían acabar rebajando la condena.

El hundimiento de Indivior

Tras la demoledora sentencia, el efecto en los mercados no se ha hecho esperar. Inidivior puede recibir un golpe mortal teniendo en cuenta que la compañía, según los resultados que presentó haciendo referencia a su desempeño en 2018,  consiguió unos ingresos totales de 1.005 millones de dólares, mientras que su beneficio alcanzó los 292 millones. Como provisión, ante el posible resultado de este juicio, Indivior había reservado 438 millones de dólares.

En la sesión de hoy de los mercados la cotizada londinense ha experimentado la mayor caída en toda su historia, perdiendo un 71,5% de su valor al pasar de las 1,22 libras por título a los 0,35 peniques. 

Los analistas concuerdan en que el futuro de la compañía está en tela de juicio. Para los expertos de Jefferies, una multa de 3.000 millones de dólares "requerirá o una gran emisión de acciones o podría llevar a la empresa a la bancarrota". No obstante, desde Jefferies aseguran que la cifra probablemente acabará rebajándose ya que consideran que "el Departamento de Justicia no querrá ser el responsable del fin de Indivior, ya que juega un rol importante en la crisis de los opiáceos en el país".

Desde Citi, los analistas afirman que dada la contundencia de los daños provocados por las conclusiones del Departamento de Justicia de Estados Unidos, descartan la posibilidad de cualquier recuperación del valor de la compañía en lo que queda de 2019. "Mientras que una estabilización es posible, cualquier multa por encima de los 438 millones de dólares de provisión pondría en peligro la viabilidad del modelo de negocio".

Para los expertos de Stifel, la multa de 3.000 millones "liquida las viabilidad de que Indivior sea una empresa operativa" y rebajan su precio objetivo a los 10 peniques. Por su parte, desde RBC aseguran que no se esperaban esto.

Decepción

La compañía ha hecho pública su visión de los hechos a través de un comunicado y de una carta de su presidente, Howard Pien. 

En el comunicado, Indivior asegura que están "extremadamente decepcionados por la decisión del Departamento de Justicia y su acusación sin ningún respaldo de pruebas o de ajuste a derecho". 

Desde la farmacéutica argumentan que "los principales argumentos del Departamento han sido desmentidos por las propias agencias científicas gubernamentales y se encuentran basados en unos hechos con años de antigüedad que sucedieron antes de que Indivior se convirtiera en una compañía independiente".

"La máxima prioridad de Indivior siempre ha sido el tratamiento de aquellos pacientes que luchan contra la adicción a los opiáceos. Los fármacos que Indivior produce tienen un papel esencial a la hora de abordar la crisis nacional de los opiáceos", afirman en su comunicado.

Por su parte, en su carta abierta, el presidente de la compañía, Howard Pien declara que "el Departamento de Justicia ha tomado la inusual decisión de acusar a Indivior por eventos que ocurrieron en su práctica totalidad antes de que la compañía fuese creada en 2014. El Consejo Directivo de Indivior ha investigado las acusaciones del Departamento, y considera que están totalmente equivocadas".

"El Gobierno hace dos grandes acusaciones a la compañía, que colaboró en la prescripción abusiva del Suboxone y que las dosis que se proporcionaron del medicamento llegaron a demasiada gente en una cantidad excesiva", resume Pien.

"Esto es lo que tienen que saber al respecto: Indivior nunca ha desviado deliberadamente su producto. De hecho, la compañía fue más allá de lo que la ley exigía con su extensiva campaña de educación a los médicos sobre las normas de prescripción del Suboxone", justifica el presidente de la farmacéutica en cuanto a la primera acusación.

Respecto a la segunda, Pien se defiende alegando que "las propias agencias científicas del Gobierno han asegurado que el Suboxone en su paquete de única dosis reduce el riesgo exposición pediátrica accidental. Por ejemplo, el Centro de Control de Enfermedades averiguó que la exposición pediátrica cayó de forma abrupta después de que el Suboxone se introdujera en el mercado". 

Normas