Los fabricantes de coches quieren revisar las etiquetas ECO

Los apuntados son los ‘mild hybrid’, que suponen una reducción muy pequeña de las emisiones

Etiquetas ECO pulsa en la foto

El actual sistema de etiquetas medioambientales no se cambiará “ni en el corto ni en el mediano plazo”, apuntan desde la Dirección General de Tráfico (DGT), pero se creará una mesa de trabajo en la que se analizará cómo está funcionando la medida. En dicho grupo de trabajo se sentarán diversos expertos, entre ellos los fabricantes de coches, indicaron a CincoDías, en DGT.

Fuentes del sector apuntan a que los fabricantes quieren “revisar” la actual etiqueta ECO, que tienen los coches híbridos, los vehículos a gas (tanto gas natural como gas licuado de petróleo) y los conocidos como mild hybrid. Estos últimos son criticados por parte del sector, ya que suponen una reducción muy pequeña de las emisiones de gases contaminantes, debido a que a diferencia de los híbridos, no son capaces de funcionar solo en eléctrico. “En principio no hay ningún cambio previsto. Como toda medida pública se va a revisar, por ello se creará un mesa con expertos. Es una medida normal. Todavía la mesa no está constituida”, señalan en DGT.

Fuentes del sector apuntan a que el grupo de trabajo se creará “como mínimo dentro de un año”, debido a que todavía es pronto para saber cómo está funcionando el sistema de etiquetas y si están sirviendo para reducir las emisiones de gases contaminantes.

Fuera de España, Jeff Guyton, expresidente de Mazda en Europa y actual presidente de la compañía en Norteamérica, señaló en una entrevista a CincoDías durante el pasado Salón del Automóvil de Ginebra, que coches con etiqueta 0 como los híbridos enchufables, también contaminan.

Los híbridos enchufables nunca se cargan. Hay encuestas que dicen que, en realidad, solo el 10% de las personas que tienen este tipo de vehículos los cargan (...) y, si no lo hacen, entonces el motor de gasolina está soportando mucho más peso adicional que si fuese un vehículo de combustión estándar. Los fabricantes con híbridos enchufables obtienen puntuaciones mejores, de 49 o 39 gramos por kilómetro, pero estos coches en manos de los clientes emiten más de 100 gramos de media”, dijo el directivo.

Otro fabricante, en este caso Seat, propuso durante la presentación del VII Congreso de Gasnam (un lobby empresarial que intenta impulsar el gas natural en el transporte) la posibilidad de que los coches propulsados por biogás, es decir, gas natural renovable hecho a partir de residuos urbanos, tengan etiqueta 0. “Un turismo que funcione con biogás tendrá una media de emisiones de ocho toneladas de CO2 durante todo su ciclo de vida, mientras que un eléctrico que funcione con energía renovable, emitirá 10 tonelas de CO2”, dijo Mikel Palomera director general de Seat en España.

“Seguiremos apostando por estos vehículos, no solo como una tecnología de transición, sino también más allá”, añadió. Dicha afirmación fue criticada por Transport & Environment. Los ecologistas señalan que no hay suficiente cantidad de este tipo de gas y sería mejor utilizarlo para sustituir el gas fósil que se utiliza en la actualidad.

Normas