Los bancos de Francia y Alemania, los más beneficiados de una rebaja en el peaje por aparcar liquidez en el BCE

Sus bancos son los que más exceso de liquidez tienen en la institución, frente a la mucho menor ventaja de la medida para bancos españoles e italianos

Sede en Fráncfort del BCE
Sede en Fráncfort del BCE EFE

El BCE ya se ha puesto manos a la obra para buscar la fórmula con la que evitar que los tipos de interés negativos sigan dañando la rentabilidad de los bancos de la zona euro. La institución tiene claro que los apuros de rentabilidad de las entidades financieras no son solo una cuestión de tipos bajos sino que tienen que ver con aspectos clave como el modelo de negocio o la eficiencia, pero ya ha abierto del debate interno sobre los beneficios e inconvenientes de un largo período de tipos bajo cero.

Está estudiando una vía ya puesta en marcha por las autoridades monetarias de Suiza y Japón, por la que podría escalonar el interés negativo de la facilidad de depósito, dejando parcialmente exentos a los bancos de tener que pagar el 0,4% por el exceso de liquidez que depositan en el BCE.

Francois Villeroy, gobernador del Banco de Francia y miembro del BCE, reconoció ayer la existencia del debate sobre el efecto de los tipos negativos y se mostró partidario de mitigar su impacto.

La relajación de la facilidad de depósito tendría como claros beneficiaros a los bancos de Francia, Alemania y Bélgica, los que tienen un mayor exceso de liquidez. Los bancos franceses son los que más exceso de liquidez tienen sobre sus reservas mínimas, por más de 264.000 millones de euros, según datos del BCE que recoge Citi.

Les siguen los bancos alemanes, con 172.223 millones de euros, y a continuación aparecen los bancos de Bélgica, con 81.032 millones de euros. son en definitiva depositantes netos de liquidez en el BCE, frente al caso contrario de bancos españoles e italianos, que no sacarían tanta ventaja en eludir en parte la penalización en la facilidad de depósito. El exceso de liquidez de la banca española es de 21.045 millones y el de la italiana, de 7.270 millones.

La decisión de rebajar el interés que se cobra a los bancos por sus depósitos en el BCE supondría un primer efecto positivo, ya que el sector paga por ello más de 7.000 millones de euros al año. En cambio, lanzaría también la señal de un tiempo de tipos bajos aún más largo.

Normas