Enel mantendrá a Bogas como CEO de Endesa y nombrará un presidente “institucional”

Enel comunica que limitará los años en la presidencia de Endesa

Borja Prado, presidente de Endesa.
Borja Prado, presidente de Endesa.

Tras las informaciones publicadas en la noche del lunes sobre el cese de Borja Prado como presidente de Endesa, la compañía controlada por la italiana Enel remitió ayer un hecho relevante a la CNMV en el que confirmaba este extremo. Desde hacía varios meses, los rumores sobre una salida de Prado, cuyo mandato cumple en abril, se habían vuelto insistentes.

Endesa puntualiza en su comunicado que, “respecto a la renovación de los cargos de consejero cuyo mandato caduca este año, la normativa establece que el acuerdo corresponde a la junta general de accionistas que se celebrará el 12 de abril”. En este sentido, añade, “siguiendo criterios de transparencia y a fin de clarificar este proceso, el accionista mayoritario de Endesa, Enel, propietario del 70,10% del capital, ha informado a los actuales consejeros de que tiene intención de proponer al consejo la adaptación de la normativa interna a la limitación, por razones de buen gobierno corporativo, del periodo máximo en que una persona puede ejercer el cargo de presidente de la sociedad”.

Aunque no desvela el tope de años para ser presidente que se incluirá en el reglamento de la compañía, esta modificación supondría “la no propuesta de reelección en la próxima junta de Borja Prado Eulate, tras un periodo continuado de 10 años como presidente de Endesa y dos más como miembro del consejo”. Frente a los tres años de duración del cargo del máximo ejecutivo de Enel (con un máximo de nueve años), el de Endesa dura cuatro años. Ningún presidente de la eléctrica ha española ha estado más de seis años en el cargo.

Endesa cambiará el reglamento para limitar los años del cargo de presidente y rebajar su retribución

En una explicación en términos muy jurídicos, Enel, por boca de Endesa, “valora muy positivamente la excelente trayectoria que ha seguido don Borja Prado Eulate en el ejercicio de sus funciones como presidente a lo largo de todo ese periodo”. Y añade que, por todo ello, “es de justicia agradecer al señor Prado su compromiso, desempeño y buena gestión como presidente de Endesa durante su dilatada trayectoria”.

El consejo deberá proponer a la junta el nombramiento, en su caso, de nuevos consejeros y del presidente que sustituirá a Prado. Los consejeros no tienen límite de años, si bien los independientes no pueden tener la calificación de tales más de 12 años (en ese caso se les incluye en “otros”).

El cese de Prado activará “la aplicación del procedimiento de sucesión del presidente establecido en las normas de gobierno corporativo de Endesa”. Fuentes próximas al proceso aseguran que su sucesor será un presidente no ejecutivo, esto es, “puramente institucional”, al modo italiano (con una retribución reducida) y no del español donde tantas veces los considerados no ejecutivos ejercen como tales.

Prado, que lleva 10 años, será relevado en la junta general del 12 de abril

Otras fuentes indican que el presidente no será alguien de la empresa, sino un fichaje externo. El actual consejero delegado, José Bogas, que sustituyó en 2014 a Andrea Brentan, seguirá en su cargo, añaden.

 

Demasiados años en la presidencia

La salida de Borja Prado de Endesa se atribuye a las malas relaciones que mantiene con el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, e, inlcuso, con el consejero delegado, José Bogas. Sin embargo, el dilatado mandato (10 años como presidente y dos como consejero) también ha influido.

Hay quien asegura que si no se había tomado antes la decisión es por la resistencia de los italianos a pagar el alto blindaje (propio de España, pero no de Italia) que en el caso de Prado supera los 12 millones de euros.

Sea como fuere, el accionista quiere un relevo pacífico. No en vano, lo de Prado no es un despido sino una adaptación a un nuevo reglamento en marcha.

Normas