Jin Yong: “En marzo Huawei abrirá un centro de ciberseguridad en Bruselas para elevar nuestra transparencia”

"Europa no puede permitir que le digan que debe hacer. Tiene que velar por su interés y un boicot a Huawei le llevaría a siglos atrás"

Tony Jin Yong, presidente de Huawei España.
Tony Jin Yong, presidente de Huawei España.

Huawei vivió un infierno en la recta final de 2018 con la decisión de EE UU, Australia, Nueva Zelanda y Japón de prohibir la compra en sus países de tecnología 5G de la compañía china. Pero 2019 no ha arrancado mejor. Ahora, el Gobierno de Donald Trump, quien presionó para que sus socios vetaran a Huawei a la que acusa de facilitar el espionaje del Gobierno chino a través de sus equipos, busca que Europa siga los pasos. La situación es tan límite que la GSMA planea celebrar en Barcelona una cumbre de operadores coincidiendo con el Mobile World Congress donde solo habrá un punto en la agenda: ver qué línea van a seguir con Huawei. El consejero delegado de la empresa en España, Tony Jin Yong, aplaude la decisión, pero pide a las autoridades y telecos europeas que “tomen una decisión pensando solo en qué es lo mejor para Europa, no para EE UU, que ha politizado su competición tecnológica con China”.

¿Cómo está viviendo esta crisis como máximo ejecutivo de Huawei en España?

La sensación es que todo es muy injusto. Huawei no quiere convertirse en un punto de la negociación entre dos grandes potencias, EE UU y China. Somos una compañía privada, multinacional, que es muy pequeña en este escenario mundial geopolítico. Entendemos que la ciberseguridad debe ser analizada, como siempre lo ha sido, desde un punto de vista técnico, pero desafortunadamente se está analizando desde una vertiente ideológica, política, y es una lástima para la industria, que deja de invertir tiempo en aspectos clave y merecedores de conversación como la fiabilidad, la innovación abierta, la cooperación y la discusión de asuntos técnicos para mejorar la seguridad de las redes. De cualquier modo, he de decirle que toda esta situación no ha tenido impacto en el negocio. Seguimos produciendo igual, las reuniones que venían celebrando nuestros ejecutivos se siguen celebrando igual y continuamos suministrando productos y servicios de alta calidad en 5G, internet de las cosas e inteligencia artificial. Esta atmósfera, de alguna manera, nos está haciendo más fuertes y mejores de cara a ofrecer a nuestros clientes un mejor servicio. También hemos puesto en marcha un programa de transformación interna para que todos nuestros procedimientos internos de desarrollo de tecnologías sean más eficientes.

¿Han mantenido reuniones en España con los operadores y el Gobierno para analizar la situación? A mi me dicen que hay preocupación ante un posible veto en Europa.

Hemos mantenido conversaciones, pero este asunto no se ha abordado de forma extraordinaria sino en el marco de reuniones habituales de trabajo, donde en muchos casos la conversación se ha centrado más en ver cómo seguir manteniendo la línea de colaboración para seguir impulsando la economía digital en España. Huawei lleva 18 años aquí y siempre nos hemos mostrado abiertos a discutir cualquier tema; nuestra actitud es proactiva a la conversación con Gobiernos, clientes, partners.

Entendemos que la ciberseguridad debe ser analizada desde un punto de vista técnico, pero se está analizando desde una vertiente ideológica, política

Me sorprende tanta tranquilidad, porque un boicot a Huawei en Europa, que no está descartado, distorsionaría el mercado.

No me puedo imaginar un escenario como el que usted plantea en absoluto porque no hay ninguna razón lógica para que eso suceda. No hay hechos ni evidencias de lo que se nos acusa y que justifiquen una medida así, que solo supondría retrasar los tiempos de despliegue del 5G, y supondría volver a siglos atrás en Europa. Por eso creo que es clave preguntarse qué motivos hay detrás de la estrategia de EE UU. Europa no puede permitir que nadie le diga qué debe hacer con una empresa que lleva aquí 18 años, sin problemas. Los gobiernos europeos deben pensar bien qué ganan y qué pierden, y lo que se pierde es mucho. Habrá retraso en innovación, precios más altos porque no habría una competencia saludable, y deben valorar el coste que supondrá para los ciudadanos y para toda la industria en su conjunto.

Pero la sospecha es que ustedes están ayudando a espiar al Gobierno chino...

La ciberseguridad es un objetivo común, no solo de una empresa y un país. Alguien se cree realmente que si EE UU prohíbe la tecnología 5G de Huawei las redes de ese país serán más seguras. ¿Somos nosotros solos el problema? Evidentemente, no. Este es un mundo absolutamente globalizado, con muchos actores y países. Y hay comentarios sobre la supuesta amenaza de Huawei que son un insulto a la inteligencia de la gente. Como un político que ha dicho que ha oído que es posible tomar el control desde Pekín de un coche autónomo con tecnología para provocar un accidente. Todo son especulaciones, pero se dice y ahí queda; es un tema puramente político.

Precisamente, el caso Huawei puede politizar el MWC. La GSMA planea celebrar en Barcelona una cumbre de operadores para tratar como único tema qué hacer en relación a su compañía ¿Qué desearía que saliera de ese encuentro?

Me parece normal que se vayan a producir reuniones y conversaciones sobre este asunto dada la situación actual en la que nos encontramos, pero siempre que el diálogo se base en hechos y evidencias y tenga en cuenta el interés y beneficio propios de Europa, que se juega mucho. La GSMA es un actor clave a nivel europeo en la definición de los estándares internacionales, con lo cual que haya conversaciones donde esta institución y los operadores estén involucrados me parece bueno porque aportarán juicios y análisis basados en aspectos técnicos.

Hay comentarios sobre la supuesta amenaza de Huawei que son un insulto a la inteligencia de la gente

Qué puede hacer Huawei que no haya hecho ya para evitar el posible veto de Europa y otros mercados? Porque parece que ustedes lejos de ser considerados inocentes mientras no se demuestre lo contrario, son culpables hasta que no demuestren su inocencia.

Nos hemos marcado una estrategia con tres líneas de trabajo; todas con el objetivo común de ser más abiertos y transparentes. El próximo 5 de marzo vamos a inaugurar el Centro de Ciberseguridad de Huawei en Bruselas. La compañía ya tiene otras dos instalaciones de este tipo, una en Reino Unido y otra en Alemania, pero en este caso, además de haber zonas de encuentro con el sector y los gobiernos y de demostración de tecnologías, el centro tiene un área que permitirá probar el código fuente de nuestros equipos. Después, también hemos puesto en marcha de forma global una estrategia para mejorar nuestras capacidades de ingeniería de software; es un plan a cinco años que cuenta con un presupuesto de 1.750 millones de euros. Y estamos apostando por una comunicación más abierta, proactiva y transparente con todo el sector, con los gobiernos y con la prensa.

Alemania y Deutsche Telekom piden para eliminar sospechas sobre Huawei que la infraestructura de red sea verificada por un órgano independiente y la GSMA que telecos y gobiernos europeos acuerden un modelo común de certificación y pruebas que garantice la fiabilidad de la red. ¿Qué le parece?

Me parece correcto, pero esas directrices comunes en materia de verificación de infraestructura de red deberán aplicarse a todos los actores implicados en el despliegue de la misma, no sólo a Huawei. Ese es el camino para realmente mitigar las potenciales incertidumbres en cuanto a temas de ciberseguridad. Pero quiero reseñar que en 31 años de negocio de Huawei a nivel mundial, la compañía ha tenido uno de los historiales en materia de ciberseguridad más fiable. No ha habido incidentes significativos en todos esos años, mientras otras compañías sí han sufrido algunas incidencias demostradas en el pasado.

¿Cree que EE UU, con casos como el de la NSA o escándalos como los vividos por empresas como Facebook, está en disposición de darles lecciones sobre seguridad?

Creo que hay una doble vara de medir. Se han producido casos de empresas americanas que si se hubieran registrado en alguna compañía china, incluso en Huawei, habríamos sido duramente atacados. Pero en esos casos no lo han hecho, lo que demuestra que hay dobles reglas de juego. Por eso, es importante que las acusaciones se hagan siempre con pruebas concretas. En cualquier caso, la tecnología y la digitalización se ha desarrollado en los últimos casos de una forma muy rápida y, sin duda, para mejorar la vida de las personas. Hace 20 años no existían prácticamente smartphones ni redes sociales. La clave está en cómo plantear que nuestros datos y privacidad sean protegidos en un entorno como el actual, digital global, y ese es realmente el reto común de toda la industria. Y es un reto en el que no solo tienen que estar los gobiernos, que son sin duda un actor clave, sino también los reguladores, las empresas privadas y públicas, las universidades… Todo el ecosistema. Puedo aceptar que haya algún tipo de miedo ante situaciones novedosas (ejemplo de Uber), porque hay actores nuevos, servicios nuevos, pero es el momento de sentarse a discutir y conversar y, si hace falta, hacer ajustes en esos servicios y soluciones que se ofrecen a los usuarios.

En cualquier caso, si el enfrentamiento con Huawei siguiese escalando, ¿ve riesgo de que pueda terminar habiendo dos redes 5G incompatibles?

Creo que eso no va a pasar. Hablamos en 5G de estándares definidos a nivel internacional, y la gran mayoría ya se han desarrollado (recientemente se publicaron las release 15 y 16). También habría que tener presente las políticas de cada país, lo cual haría todo muy complicado. Sea como fuere, lo que sí veo claro es que los mercados donde la competencia sea sana, abierta y haya distintos actores con diferentes propuestas para el despliegue del 5G todo irá mucho más rápido y será más eficiente.

Creo que hay una doble vara de medir. Hay casos de empresas americanas que si se hubieran registrado en alguna compañía china, incluso en Huawei, habríamos sido duramente atacados

¿Qué opina del silencio de sus rivales: Ericsson, Nokia…? Entiendo que no quieran hablar de la competencia, pero da la impresión que este caso es bastante excepcional y va más allá de lo que es la competencia del día a día?

La reacción de los competidores es entendible y me parece lógico que opten por mantenerse al margen, pero también es verdad que estas acciones políticas emprendidas contra nosotros no solo hacen daño a Huawei sino a toda la industria. Hay una serie de pilares que cimientan esta industria como son la apertura, la regulación, la libertad de cooperación y de comercio que se ven impactados por este movimiento, pues en este sector todos los actores interconectamos entre nosotros; hay unos niveles de interdependencia muy importantes. No hay silos.

Por hablar de España ¿está recibiendo Huawei aquí las peticiones de equipos 5G al ritmo previsto o se han parado hasta que todo se aclare?

Nada ha cambiado en nuestro plan y en nuestros objetivos en el país. España es uno de los tres mercados líderes en Europa en despliegue de 5G. Aquí ya se han celebrado subastas de espectro, junto a Reino Unido e Italia. El 5G va a beneficiar a tantos sectores verticales, que todos los actores del ecosistema, desde proveedores de infraestructuras y operadores, hasta pequeños desarrolladores y pymes están trabajando mucho para que se agilice el despliegue. Y, en este contexto, nuestro compromiso sigue siendo suministrar la mejor tecnología y contribuir a convertir de nuevo a España en un país líder en el despliegue del 5G como ya se hizo con la fibra óptica. Ahora estamos pendientes de que Red.es notifique qué pilotos de 5G han sido seleccionados. Huawei participa en esa propuesta de pilotos con la mayoría de los operadores de telecomunicaciones españoles.

¿Cree que la convocatoria de elecciones y un posible cambio de Gobierno pueden retrasar el despliegue del 5G en España?

Considero que el Plan Nacional de 5G y las acciones puestas en marcha por el Gobierno no deberían sufrir ningún impacto fruto de los últimos acontecimientos. Los planes de desarrollo y despliegue de la tecnología 5G son un activo clave para la economía digital en España y consideramos que deben estar por encima de la actualidad política.

“En el MWC lanzaremos nuestro primer móvil 5G”

  • Ecosistema. Tony Jin Yong no considera “en absoluto” que España vaya retrasada en 5G, pero advierte que serán los “casos de usuario en sectores verticales” los que realmente tiren del despliegue de esta red. “Son los que van a generar la demanda”. El directivo añade que ya hay numerosas empresas probando muchas aplicaciones, equipos y smartphones para 5G aquí en España.
  • Comercialización. El directivo resalta que, “afortunadamente”, hay una situación “especialmente activa en España de cara al despliegue del 5G”. Y avanza que Huawei va a presentar en Barcelona en el MWC “nuestro primer smartphone 5G, que va a estimular el desarrollo de esta tecnología”. Jin Yong detalla que la comercialización masiva del terminal tendrá lugar en junio o julio de este año. El fabricante chino cerró 2018 como líder en ventas de smartphones en España (en unidades), con una cuota del 28,3% frente a Samsung, que se quedó ligeramente por debajo (27,1%), según un informe de la consultora Ideas Originales de Investigación. Huawei pronto inaugurará dos flagship en Madrid y Barcelona y ya ha anunciado que planea abrir alguna más.
Normas