Los Erasmus y los trabajadores en Reino Unido no perderán sus derechos en caso de Brexit duro

Los británicos contratados con presupuesto comunitario mantendrán su sueldo siempre que Reino Unido cumpla sus obligaciones presupuestarias

Brexit
Bandera británica en el interior de la sede del Parlamento Europeo.

La incertidumbre sobre qué ocurrirá el próximo 29 de marzo es cada vez mayor. Bruselas considera cada vez más probable un Brexit duro después de la votación de ayer en el Parlamento británico en la que los diputados instaron a Theresa May a renogociar el acuerdo con la Unión Europea. Una posibilidad que Europa ya cerró tras la firma del borrador de salida.

Ante esta situación, la Comisión Europea quiere evitar que los ciudadanos británicos y europeos sufran en su día a día el impacto inmediato de un Brexit duro y han adoptado una serie de medidas de contingencia para garantizar que la situación no cambia bruscamente el 29 de marzo.

Tanto los estudiantes británicos que estén participando en el programa Erasmus en un país de la UE, como los ciudadanos comunitarios que estén estudiando en Reino Unido podrán completar sus estudios y beneficiarse de las becas que les hayan sido otorgadas. Según las cifras de la Comisión Europea, en este momento, alrededor de 14.000 jóvenes están estudiando en Reino Unido gracias a este programa de formación universitaria y otros 7.000 británicos lo hacen en el resto de la UE.

La CE también quiere asegurar que aquellos británicos que hayan trabajado en un país de la UE o europeos que lo hayan hecho en Reino Unido conserven sus derechos y se tengan en cuenta sus contribuciones al Estado de cara al cálculo de su futura pensión sea cual sea el Estado miembro en el que se retire.

Por último, los británicos que estén contratados por organismos europeos y cuyo salario provenga de fondos comunitarios seguirán recibiendo sus sueldos siempre que "Reino Unido cumpla sus obligaciones respecto al presupuesto de 2019 y acepte las auditorias y controles necesarios". Una decisión que, según la CE, evitará posibles efectos negativos en un gran número de áreas que se benefician de la financiación europea, como la investigación, la innovación y la agricultura. 

Normas