Resultados 2018

Santander aspira a lograr una rentabilidad del 15% en 2021

Botín abre la puerta a cambiar su política de dividendos y prevé situar su capital de máxima calidad en el 12% con el nuevo plan estratégico

Santander pulsa en la foto

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, confía en que 2019 será un “buen año” para la banca en general y para su entidad en particular. De momento, el grupo cerró 2018 con un beneficio atribuido de 7.810 millones de euros, con un crecimiento del 18%, gracias a Brasil, y España, aunque Botín también destacó el impulso que está tomando México, país que ya cuenta con una rentabilidad del 20%, lo mismo que Brasil. De esta forma, Santander termina su plan estatégico 2016-2018 cumpliendo objetivos, y con unas ganancias ligeramente por encima de las previsiones de los analistas.

Brasil fue el país que más aportó a los resultados, con un 26% del beneficio ordinario, tras ganar 2.605 millones (el 2% más), seguido de España, con un 17%, al obtener 1.458 millones de beneficio atribuido (el 21% más). Reino Unido y Santander Consumer Finance (SCF), aportaron un 13% en ambos casos. Aunque la filial británica va perdiendo peso en los resultados del grupo, tras ganar 1.362 millones de euros, un 9,1% menos por unos mayores costes, proyectos regulatorios y otras provisiones. Además, el banco reconoce una mayor competencia que presiona los ingresos. Botín también recordó que las cuentas de la filial británica se encuentran “blindadas” con derivados frente a potenciales oscilaciones de la libra.

Dentro del cumplimiento de los objetivos marcados en su plan estratégico, Santander ha alcanzado un crecimiento a doble dígito del beneficio por acción en 2018, con un incremento del 11,2 %, hasta 0,449 euros. El valor tangible neto por título aumentó un 1%, hasta 4,19 euros, mientras que el dividendo en efectivo por acción se incrementó un 9%, hasta 20 céntimos (a falta de la aprobación del consejo de administración y la junta de accionistas de 2019).

Botín aunque no quiso adelantar si va a cambiar su estrategia de dividendo sí dejó la puerta abierta a su modificación. Su pay out en efectivo (porcentaje del beneficio destinado a dividendos) se encuentra ahora entre el 30% y el 40%, pero la banquera afirmó que ante el nuevo plan estratégico que pondrá en marcha el banco el 3 de abril para los próximos tres años “vamos a analizar si lo cambiamos o no (...). Una de las decisiones clave que habrá que adoptar es cuántos recursos destinamos al accionista y cuando fondos se dedican a incrementar el crecimiento futuro del banco”, subrayó.

Dentro de este nuevo plan estratégico Santander pretende subir su rentabilidad (Rote) a una horquilla del 13% al 15%, frente al 11,7% con que finalizó 2018.

El nuevo plan que presentará en Londres buscará también mantener el capital de máxima calidad o CET1 fully loaded entre el 11% y el 12% (cerró el año con un ratio del 11,3%, anque el objetiv era del 11%) y que calificó de “superambicioso”, pese a que los analistas critican, por lo general, este ratio que consideran ajustado en comparación con sus homólogos europeos. Botín, sin embargo, cree que el nuevo objetivo supondrá mantener la robustez de balance con el incremento del negocio y riesgos, y los requerimientos regulatorios.

Este plan se ha realizado bajo la hipótesis de que en 2019 habrá una ralentización de la economía, “pero lo vemos como algo positivo, fundamentalmente observamos un escenario bueno para los bancos”, explicó Botín, quien, además, confía en la evolución de la economía española.

El banco sigue interesado en aprovechar oportunidades para comprar

Botín sobre el mercado domético. “España es muy resiliente, es uno de nuestros principales mercados. Dada la fortaleza de las cifras de empleo de ayer (martes), crecemos al doble que Reino Unido. España y Brasil van a ir muy bien”.

Bankia no, pero otros puede que sí. La banquera fue ayer tajante al responder con un no rotundo ante un hipotético interés por comprar Bankia. Pero sí aseguró que en los 10 mercados en los que opera el grupo siguen atentos a oportunidades para crecer con compras. El banco, de hecho, lleva tiempo intentando crecer con alguna adquisición en EE UU.
Digitalización. La nueva hoja de ruta de Banco Santander pretende acelerar la transformación digital para profundizar en el ahorro de costes que permite una operativa más eficiente. Botín, de hecho, explicó que el número de clientes que considera digitales son 32 millones de los 144 millones que tiene en todo el mundo. Dichos usuarios son 3,4 veces más rentables, con su vinculación el pasado año redujo un 66% su tasa de abandono, que hacen dos veces más transacciones y “dos veces más ventas” que antes de lanzar su último plan estratégico en 2015.

Normas
Entra en El País para participar