Deporte

El Reus, primer equipo expulsado de LaLiga en pleno torneo por impagos

El club, que militaba en la Segunda División, es excluido por las deudas con sus jugadores

El Reus, primer equipo expulsado de LaLiga en pleno torneo por impagos

El Juez de Disciplina Social de LaLiga ha decidido hoy la expulsión del fútbol profesional para los próximos tres años del Reus, que militaba en la Segunda División, después de que los futbolistas del club catalán denunciasen hace semanas los impagos de sus salarios. Es la primera vez que un club profesional español es expulsado en medio de una temporada por incumplir sus obligaciones con sus jugadores. 

La resolución publicada hoy ve "indudablemente acreditado (...) el incumplimiento del Reus de los deberes o compromisos adquiridos-en forma del impago de mensualidades del salario- con sus jugadores, con la gravísima consecuencia adicional de que seis de ellos han tenido que abandonar el Club". El juez subraya dos elementos principales para sustentar la expulsión: la "especial gravedad de los hechos", tanto por los efectos que los impagos tienen en los futbolistas y en "la imagen de la competición profesional", y la reincidencia, ya que el club ya fue sancionado en otra ocasión anterior.

El Reus solicitó concurso de acreedores a finales del pasado mes de octubre, con el objetivo de poder renegociar una deuda que rondaba los cinco millones de euros, entre la deuda a los futbolistas y los pagos pendientes a Hacienda. El club, propiedad de Joan Oliver, mano derecha de Joan Laporta en los últimos años de la presidencia de este en el FC Barcelona, sufrió unas pérdidas de 900.000 euros en la temporada 2017/2018. En el último mes y medio, hasta seis futbolistas de la primera plantilla han rescindido sus contratos a través del procedimiento abreviado consensuado entre el sindicato de futbolistas, AFE, y LaLiga, que les permite rescindir de forma unilateral mediante una denuncia con al menos tres meses de impagos.

Nuevo inversor

La situación económica desembocó en una serie de protestas pidiendo a Oliver la venta del club y, con ella, poder esquivar la expulsión. Hace pocos días, el Reus anunció un acuerdo de venta de la institución a los inversores estadounidenses Russel C. Platt Clifton V. Onolfo, que asumían los cinco millones de deuda y que además planeaban construir un nuevo estadio de 18.000 espectadores.

Una operación que el juez de LaLiga no tiene en cuenta, ya que, dice, "el saneamiento (presunto o real, total o parcial, creíble o no) de una entidad después de haber realizado el hecho infractor y haberse beneficiado de él no puede tener efectos enervadores de la sanción". Este, además, le impone al club una multa de 250.000 euros. El Reus puede recurrir la decisión ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD)  en el plazo de quince días hábiles. 

Normas