Auriga alerta de que la industria financiera no se ha adaptado a la directiva Mifid 2

La normativa europea debería haber sido implementada en enero de 2018

Javier Domínguez, managing partner de Auriga Global Investors.
Javier Domínguez, managing partner de Auriga Global Investors.

España todavía no se ha adaptado a la directiva europea sobre mercados e instrumentos financieros Mifid 2, que tiene como objetivo brindar mayor seguridad a los inversores y obligar a las gestoras a ofrecer la mejor opción de compra dentro de las bolsas de la UE. Así lo ha asegurado la sociedad de valores Auriga Global Investors en una presentación que ha realizado en Madrid. 

La UE fijó como fecha inicial el 3 de enero de 2017 para que los Estados miembros implementen la Mifid 2, pero la Comisión Europea retrasó el comienzo al 3 de enero de 2018. El gobierno español aprobó el decreto ley el pasado septiembre pero recién "entró en funcionamiento al 100%", según dice Auriga, la semana pasada. Las gestoras, establece el decreto ley, tienen tres meses para adaptarse a la ley, hasta el 17 de abril próximo.  

"Nuestro gran reto es que al recibir una orden de un fondista podamos demostrar que hemos conseguido la mejor ejecución", sostiene Javier Domínguez, managing partner de Auriga, y remarca que el uso de la tecnología marcará el "gran cambió" que está en marcha. "Hay un montón de técnicas y ejecuciones que van a reventa el mercado", apunta Domínguez. "En un big bang a cámara lenta que viene a cambiar todo", agrega, con convicción.

El más relevante, para Auriga, es el Unbundling, normativa que obliga a separar los pagos por análisis de la ejecución de las transacciones de compra-venta. Anteriormente, no estaban divididos "y el fondista no se enteraba de nada", reconoce Domínguez. 

La directiva Mifid 1, que entró en vigor en 2007, estableció la liberalización de los servicios financieros para que las bolsas de los Estados no tengan el monopolio en sus países. El resultante, diez años después, ha sido que el 45% de los valores que se intercambian en la Bolsa de Madrid son españoles.

"La Bolsa española ya no es más la Bolsa española. La presencia de inversores institucionales no residentes es elevadísima", dice Domínguez. Y añade que una mayoría de las acciones de las principales compañías del Ibex no están en la Bolsa madrileña. Inditex, Iberdrola, Naturgy y Repsol son algunos ejemplos de las cotizadas que tiene la mayor parte de sus acciones fuera de España.

Un mal 2018

Auriga destaca que en 2018 los fondos de inversión sufrieron la mayor caída patrimonial desde 2012. El volumen de activos del conjunto de los fondos españoles cayó por un valor superior a los 5.500 millones de euros y finalizó en 257.551 millones, un 2,12% menos que en 2017.

La sociedad de valores subraya, además, que la rentabilidad media anual ponderada de los fondos acabó 2018 con un descenso del 4,81%. A pesar de estos números, las gestoras obtuvieron el pasado año suscripciones netas por más de 8.400 millones. 

Normas