La CNMC asegura que el decreto de Ábalos para regular los VTC reduce la competencia y perjudica al usuario

Alerta que puede derivar en mayores precios y tiempos de espera y menor calidad

La CNMC ha movido ficha en medio de la crisis que enfrenta en España al sector del taxi y las VTC. El regulador español ha publicado hoy un informe sobre la normativa reguladora de taxista y vehículos de turismo con conductor y concluye el decreto ley aprobado por el Gobierno central el pasado septiembre supone un golpe mortal para las empresas VTC y va contra el ciudadano. 

El informe indica que el informe vigente sobre taxis y VTC contiene restricciones que "perjudican innecesariamente" a los usuarios finales, al limitar "artificialmente" el número de taxis y VTC y la capacidad de ambos para mejorar y desarrollar nuevos servicios en beneficio de los ciudadanos.

La CNMC advierte que el Real Decreto-ley 13/2018, impulsado por el ministro de Fomento José Luis Ábalos, privará a los VTC actuales de la posibilidad de ofrecer recorridos urbanos y aumentará la segmentación del mercado por comunidades autónomas. El organismo resalta que estas limitaciones serán efectivas tras finalizar el periodo transitorio previsto (4 años), pero advierte que empezarán a generar "efectos negativos" para los usuarios desde mucho antes.

"Los clientes se verán perjudicados por la pérdida de competencia, que se traducirá previsiblemente en mayores precios, mayores tiempos de espera y menor calidad de los servicios de taxi y VTC", indica el informe, que recuerda que el real decreto-ley aún se puede modificar, ya que se está tramitando como proyecto de ley en el Congreso de los Diputados. Y se abre la puerta también a la intervención de comunidades autónomas y entidades locales.

La CNMC advierte que el Ministerio de Fomento no justifica "convenientemente" las restricciones a las VTC, desde la óptica de los principios de necesidad y proporcionalidad, dentro de los cuales no pueden incluirse motivaciones de tipo económico. Y recuerda que toda regulación económica debe seguir los principios de "buena regulación" y que solo debe restringir la competencia y la libertad de empresa para proteger el interés general y de manera proporcionada. "Cuando la normativa no respeta estos principios, perjudica innecesariamente a los ciudadanos", continúa el informe.

El regulador recomienda adoptar un "enfoque global" de la actividad de transporte en vehículos de turismo, de forma que la regulación aplicable tanto a taxis como a VTC "respete los principios de buena regulación económica, en beneficio de los consumidores y usuarios".

Entre las recomendaciones concretas que plantea la CNMC, dirigidas tanto a las cámaras legislativas como a los gobiernos regionales y ayuntamientos, para mitigar el potencial impacto negativo del decreto ley, están las de desarrollar normativas autonómicas a la mayor brevedad para que puedan seguir prestándose servicios VTC urbanos en el futuro y evitar discriminaciones injustificadas entre ambos sectores en materia de contratación, horarios y calendario, características de los vehículos, circulación y estacionamiento.

Igualmente, apunta lo conveniente de flexibilizar la regulación del taxi, eliminando todas las restricciones que les impiden mejorar la calidad del servicio; revisar las restricciones al número de licencias de taxis y de VTC; posibilitar que en el futuro los VTC puedan prestar servicios no solo en su comunidad autónoma de origen de manera flexible, y propiciar la máxima coordinación entre Administraciones y la buena regulación económica, con el fin de evitar mayor segmentación del mercado.

Desde la CNMC recuerdas a las diferentes administraciones públicas y al Congreso y Senado que pueden solicitar ayuda técnica a la CNMC y a las autoridades de competencia autonómicas. 

Precisamente Competencia de Cataluña ya ha señalado que recurrirá el decreto ley que pretende aprobar el próximo martes la Generalitat de Cataluña porque limita la competencia.

Normas