Las empresas VTC amenazan con querellarse contra Torra y su equipo de Gobierno

Unauto envía una carta al presidente de la Generalitat advirtiéndole que el decreto ley que ultima es una “confiscación de bienes” que va contra la legalidad vigente y de los intereses generales

Asamblea de taxistas de Barcelona celebrada el pasado martes.
Asamblea de taxistas de Barcelona celebrada el pasado martes. EFE

Las empresas VTC a través de su patronal Unauto pasan al ataque, después de que el taxi de Barcelona desconvocara la huelga este miércoles de madrugada y la Generalitat planee aprobar su decreto ley anti-Uber y anti-Cabify el próximo martes. Esta asociación ha enviado a carta al presidente de la Generalitat, Quim Torra, y al resto del equipo del Govern que ha estado trabajando en esta nueva normativa.

La misiva, a la que ha tenido acceso CincoDías, expresa la alarma que en el sector de los arrendamientos con conductor han suscitado las medidas que, “si la cordura no lo impide”, van a implantarse en esa comunidad autónoma para la regulación de las licencias VTC en las próximas semanas. Unas medidas, entre las que está el fijar por ley un tiempo mínimo de precontratación de los VTC de 15 minutos, extensible a 1 hora en Barcelona, que, según advierten desde las empresas afectadas supondría la pérdida de 3.500 empleos.

Unauto se queja en la carta especialmente de dos medidas “altamente discriminatorias” para el sector de los VTC y favorables al del taxi. Una es precisamente la necesidad de precontratar el servicio con una hora de antelación (puesto que el Área Metropolitana de Barcelona complementaría los 15 minutos fijados por la Generalitat con otros 45 adicionales) y la prohibición de los servicios VTC de mostrar la geolocalización de vehículos, “con el objeto de desincentivar la contratación de los servicios VTC por parte de los usuarios.

La patronal insiste a Torras y su equipo que estas dos medidas, incluso otras que pueda haber “igual de restrictivas”, supondrá la expulsión, de facto, de las plataformas y empresas dedicadas al arrendamiento de vehículos con conductor en Cataluña, “por cuanto la implantación de esas condiciones determina la inviabilidad económica de esas licencias y, por tanto, de la actividad de las compañías que ostenta su titularidad.

En la carta, Unauto recuerda a los políticos catalanes que cualquier restricción que se establezca al acceso o ejercicio del servicio de transporte de viajeros con conductor, que implique un trato discriminatorio de unos operadores económicos sobre otros, vulnera el principio de no discriminación contenido en los artículos 3 y 18 de la Ley 20/2013, de 9 de diciembre, de Garantía de la Unidad de Mercado.

“La salida forzada del mercado de los VTC tendrá consecuencias económicas graves no solo para los titulares de estas licencias sino para los más de 4.000 empleados a los que las empresas asociadas de Unauto están dando trabajo en la comunidad y que quedarán parados. Y a esto hay que sumar la pérdida de empleo indirecto”, explican en la carta.

Otros damnificados según, según Unauto, los usuarios del servicio, quienes verán reducida su oferta de movilidad en la ciudad y se verán “obligados a contratar, quieran o no, los servicios de taxi, por inexistencia de otra alternativa”.

Unauto recuerda que Barcelona será la primera ciudad europea en la que Uber y Cabify sean expulsados, lo cual “también repercutirá negativamente en la imagen de la ciudad”. Y resalta en la misiva la repercusión que ese “retroceso en la oferta de movilidad” tendrá para el turismo, el comercio y los negocios y demás sectores económicos en la ciudad de Barcelona y en la Comunidad Autónoma de Cataluña”. Además, de que la propia Generalitat “verá reducida su recaudación de impuestos y deberá hacer frente a las indemnizaciones en reparación del daño” que estas medidas causen a las empresas VTC. Algo que desde Unauto cifran en más de 1.000 millones de euros, según cálculos de la consultora E&Y.

Las medidas que pretende implantar la Generalitat constituyen, según reprocha Unauto, “una confiscación de bienes”, consistente en privar a los titulares de un determinado derecho de su valor patrimonial, “prescindiendo completamente del procedimiento establecido y sin prever compensación económica de ningún tipo, lo que supone”, dice la patronal, “una gravísima vulneración del Estado de Derechos (artículo 33 CE y leyes de expropiación forzosa).

Según le señala Unauto a Torra, el decreto ley que prepara el Gobierno de Cataluña sitúa dicha iniciativa legislativa en “tiempos predemocráticos” y determina que quienes intervengan en tal operación “incurrirán en la comisión de un delito contra los derechos individuales tipificado en el artículo 541 CP”.

En la carta, Unauto es contundente y señala que si finalmente la Generalitat lleva el decreto ley adelante, todas las personas a quien va dirigida la carta deberán hacer frente “ya no solo a los recursos que con total certeza se formalizarán frente a esas normas o sus actos aplicativos, sino a las responsabilidades personales (administrativas y penales) que se exigirán a aquellos empleados público y/o responsables políticos”.

La misiva ha sido enviada a, además de a Torra, al subdirector general de Ordenación de Transporte y Desarrollo Sectorial, Josep Maria Fortuny; al consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, cara visible estos días en las negociaciones con taxistas y VTC; a Elsa Artadi, consejera de Presidencia y portavoz del Gobierno; Albert Castellanos, secretario general del departamento de Vicepresidencia, Economía y Hacienda; Pere Padrosa, director general e Transporte; Lluís Lluncà, director general de Promoción Económica, Competencia y Regulación; Ferran Falcó, secretario general de Territorio y Sostenibilidad; Pere Aragonés, titular del departamento de Economía y Hacienda, e Isidre Gavin, secretario de Infraestructuras y Movilidad.

 

Petición en Change.org: "Salvar a la VTC"

Josep María Goñi, secretario general de Unauto Cataluña, hoy en una rueda de prensa en Barcelona.
Josep María Goñi, secretario general de Unauto Cataluña, hoy en una rueda de prensa en Barcelona.

La patronal de los VTC Unauto ha enviado una comunicado hoy en el que anuncian la desaparición del sector en Cataluña tras el decreto que planea aprobar la Generalitat. En la nota acusan directamente al consejero de Territorio, Damiá Calvet, como "responsable del despido de 3.500 personas" en esa comunidad autónoma. 

"El conseller Calvet ha declarado recientemente que con su decreto las plataformas van a irse de Cataluña, pero que las empresas y los conductores de VTC nos vamos a quedar. Como representante de las empresas y los autónomos de la VTC quiero dejar claro que eso es mentira. Que la aprobación del decreto expulsará de Cataluña a todo el sector de la VTC, no solo a las plataformas de movilidad", asegura Josep María Goñi, secretario general de Unauto Cataluña.

La patronal ha hecho también una llamada de urgencia al presidente de la Generalitat para que evite la desaparición del sector y proteja los empleos afectados. Igualmente, Unauto ha lanzado una petición en change.org para que todos los ciudadanos que lo deseen puedan pedirle a Quim Torra que salve a la VTC.

Desde Unauto se quejan de que las autoridades catalanas no han tenido en cuenta la opinión de los ciudadanos que utilizan los servicios de Uber y Cabify en Cataluña. 

Normas