La piratería repunta en 2018 con ataques concentrados en Nigeria e Indonesia

Ninguno de los 201 atracos se produjeron en áreas marítimas europeas

Barcos en la costa de Seychelles, país de África Oriental.
Barcos en la costa de Seychelles, país de África Oriental.

Las costas europeas están a salvo. Pero no las del resto de continentes. La piratería marítima aumentó un 11% en 2018 debido a que pasó de los 180 ataques en 2017 a los 201 del pasado año. Nigeria, con 48 casos (el 23%), e Indonesia, con 36 asaltos (el 17%), encabezan la lista que no tuvo ataques en las áreas marítimas europeas, según el estudio publicado por la Oficina Internacional Marítima (IMB, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, sí sufrieron la piratería barcos de nacionalidad europea. Veinte embarcaciones de países de la UE fueron atacadas el año pasado. Malta fue el país que más ataques recibió (siete), seguido de Italia, Holanda y Chipre, que afrontaron tres cada uno. España, por su parte, no sufrió ninguno y, en los últimos cinco años, solo un barco español fue atracado, en 2017.

La nacionalidad que más asaltos recibió, con el 19%, fue las Islas Marshall, un minúsculo país de Oceanía que se independizó de Estados Unidos en 1990 y que posee poco más de 50.000 habitantes. En segundo lugar se ubicó Singapur, con el 14%, y en tercera posición Panamá, con el 13%. 

El pasado año comenzó con un número alarmante: 27 atracos. Si ese número se hubiese mantenido en los meses siguientes, 2018 habría finalizado con la tasa más alta de los últimos cinco años.

Enero fue el mes en el que más asaltos se produjeron, seguido por febrero, que tuvo 23. Los primeros cinco meses del año concentraron el 54% de los ataques. A partir de junio, mes en el que solo se realizaron cuatro atracos, el número descendió.

Regiones más atacadas

África es el continente que más padece la piratería en sus costas. El 43% de los ataques, un total de 83, fueron allí. Sesenta atracos tuvieron lugar en el sudeste asiático y 29 en las zonas marítimas de países de América Latina y el Caribe, que cuenta con Venezuela como la nación más perjudicada, con 11 asaltos en sus costas, aunque ninguna embarcación atracada fue venezolana. 

Según recoge el estudio de la Oficina Internacional Marítima, que pertenece a la Cámara Internacional de Comercio (ICC, por sus siglas en inglés), los tipos de barcos más atacados fueron los graneleros -buque de cargas secas a granel-, con un total de 59, y los barcos cisterna -que suelen transportar petróleo- y padecieron 47 robos.

No hubo muertos en 2018

A pesar de que en 2018 se realizaron más ataques que en 2017, no hubo muertos el año pasado, a diferencia del anterior en el que murieron tres personas. Por otra parte, la toma de rehenes aumentó un 35%, el secuestro creció un 10% y los heridos fueron ocho en todo el año, dos más que en 2017.

Normas