Santiago Seage (Atlantica Yield): “Haremos más proyectos en conjunto con Algonquin”

La compañía estrena plan estratégico con el objetivo de crecer en inversión de nuevos activos hasta 1.000 millones en tres años

Santiago Seage, consejero delegado de Atlantica Yield.
Santiago Seage, consejero delegado de Atlantica Yield.

Atlantica Yield afronta una nueva etapa de renovado optimismo tras desligarse por completo de Abengoa. Liderada por el consejero delegado, Santiago Seage, que estuvo al frente ya en el momento de su creación, la compañía especializada en la adquisición y gestión de activos de energías renovables piensa en crecer y expandirse en los próximos cuatro años. Según detalla Seage, el impulso lo obtendrán del socio Algonquin Power, que aumentó recientemente su presencia hasta el 41% gracias a la compra de la participación que mantenía Abengoa y les permitirá afrontar proyectos en conjunto en Norteamérica y Sudamérica, sus mercados de referencia.

Licenciado en Administración de Empresas por Icade,Seage fue socio de ­McKinsey & Company. En 2006 entró a formar parte de Abengoa Solar como consejero delegado y en 2013 pasó a la dirección ejecutiva de Abengoa Yield, que finalmente evolucionó en Atlantica Yield y en la que ha estado ligado desde entonces.

Acaban de estrenar plan estratégico para los próximos cuatro años, ¿cuáles serán los objetivos a conseguir durante el periodo?

Con el plan estratégico 2019-2022 empezamos una nueva fase en la que el pilar fundamental será el crecimiento. Hablamos de una inversión para cada año de unos 300 millones de dólares en activos nuevos. Precisamente acabamos de anunciar en los últimos meses inversiones por más o menos 300 millones de dólares en nuevos activos que son los que hemos cerrado en la parte final de 2018 y que cerraremos en la primera parte de 2019, sobre todo enfocados a energías renovables, transmisión y geográficamente situados en América, desde EE UU pasando por México, Perú, Chile y Uruguay.

¿Los 300 millones de inversión anuales serán exclusivamente para nuevos activos?

Son fundamentalmente inversiones de activos, en algunos casos será para comprar activos nuevos y en otros serán inversiones, normalmente con otros socios, para el desarrollo de activos nuevos. Hace poco hemos comprado una línea de transmisión en Chile y también hemos adquirido a Enel una planta eólica en Uruguay, pero en algún otro caso invertimos con socios para hacer la planta o la línea eléctrica desde el principio. Normalmente después solemos adquirirlo, pero en muchos casos coinvertimos con otras empresas.

¿Qué parte de la inversión se destinará a redes de transmisión?

Va a ser importante. En las inversiones que hemos anunciado recientemente, de los 300 millones de euros, una parte importante será en líneas de trasmisión. Fundamentalmente hemos invertido en líneas nuevas en Chile y Perú, que son dos países donde una empresa privada como nosotros puede ser dueña de líneas de transmisión. En un sistema de generación eléctrica renovable, para que sea lo suficientemente barato se necesita tener unas redes eléctricas muy buenas porque, dado que las renovables dependen de que sople el viento, salga el sol o haya agua, se necesita mover la electricidad de un lado a otro de una forma muy eficiente. Las redes eléctricas se convierten en más importantes y por eso invertimos renovables, gas y redes.

¿Cuál es la previsión de crecimiento que tienen para el dividendo de Atlantica?

Nuestro objetivo para los próximos cuatro años es obtener un crecimiento anual del dividendo de entre el 8% y el 10%.

Atlantica posee una gran presencia en España, ¿cuáles son los objetivos para el mercado español?

En España tenemos una presencia muy importante y el sector eléctrico está ahora mismo en un cambio fundamental. De las inversiones que hemos anunciado recientemente no se ha hecho ninguna en España, pero es un mercado que estamos analizando permanentemente y, si encontramos oportunidades que tengan sentido, las haremos igual que en otros mercados. En el mercado europeo occidental ahora mismo estamos viendo oportunidades y lo normal es que parte de nuestra inversión se destine aquí.

¿Tienen avanzada alguna operación en España o en Europa?

Ahora estamos trabajando en varias posibilidades, ninguna suficientemente avanzada como para poder hablar mucho de ella, pero dedicamos mucho esfuerzo en buscar oportunidades en España y en el resto de Europa.

Recientemente, Algonquin Power ha aumentado su participación en Atlantica hasta el 41%, ¿qué oportunidades se abren ahora para la compañía?

El cambio importante que hemos tenido es que ahora, con una base accionarial estable y con un accionista principal nuevo, nos permite centrarnos en el crecimiento futuro. Mientras los dos primeros años han sido de mejoras internas, mejoras operativas y mejoras de los activos existentes, ahora se abre la etapa de crecimiento y desarrollo.

¿Qué aporta Algonquin al proyecto de Atlantica?

Hemos encontrado un accionista muy complementario a nosotros en el sentido de que geográficamente está enfocado en Norteamérica, que es un mercado muy importante, y con quien podemos hacer en conjunto operaciones a las que no podemos llegar por separado. Entonces, haremos más proyectos en conjunto con Algonquin. De hecho, ya hemos invertido en una planta eólica en EE UU que vamos a hacer con ellos. Ese tipo de desarrollos nos permiten entrar en proyectos que no haríamos sin ellos y a ellos también les da la posibilidad de alcanzar objetivos que sin nosotros a lo mejor tampoco conseguirían solos.

El modelo de yieldco nació en EE UU, pero ha experimentado un boom en los últimos años; ¿han recibido propuestas de inversores desde Europa?

Salimos a Bolsa allí porque era el único lugar donde se estaba desarrollando el modelo de negocio. Desde entonces, ha ido creciendo en otros países. En Canadá hay varias empresas que no se llaman a sí mismas yieldcos, pero trabajan de la misma manera, y en Reino Unido hay varias yieldcos cotizadas. Efectivamente, poco a poco se ha convertido en un fenómeno internacional. En España, Saeta Yield estuvo cotizada unos años, aunque ahora la ha comprado otra empresa. En nuestro caso, enfocamos una etapa nueva en la que el mayor accionista es Algonquin, que es una empresa canadiense, y el resto de empresas son fondos fundamentalmente de EE UU y luego algunos fondos en Europa, aunque menos importantes.

¿Qué ofrece el modelo yieldco al inversor?

Ofrece bajo riesgo con una rentabilidad por dividendo muy alta. En nuestro caso estamos en una rentabilidad del 7%. Algunas eléctricas tradicionales han comenzado a adoptar algunas de las características de este tipo de empresas. No creo que el nombre yieldco se vaya a utilizar mucho, pero pienso que cada vez más eléctricas tradicionales van a adoptar el modelo de negocio de tener activos de poco riesgo, enfocarse más en renovables y en crecimiento, en activos con visibilidad a largo plazo y pagando un dividendo elevado. Se va a trasladar a más empresas del sector.

Normas