Transporte

Los taxistas de Madrid y Barcelona retoman la presión contra Uber y Cabify

Manifestación esta mañana en la capital entre las 11 y las 14 horas y amenaza de paralizar el MWC en la capital Condal

Los taxistas de Madrid y Barcelona retoman la presión contra Uber y Cabify

Los taxistas vuelven a la carga tras el parón navideño. Y esta vez, tras el real decreto ley aprobado por el Gobierno el pasado septiembre, parece que este colectivo empieza a hacer la guerra por su cuenta en cada comunidad autónoma. En Madrid, hoy los taxistas se manifestarán frente a la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid para pedir que se implanten las medidas que permitan la nueva regulación y exigir que se garantice que se cumpla la exigencia legal de que haya una licencia VTC por cada 30 taxis, lo que supone eliminar de la ciudad casi 6.000 licencias para vehículos de alquiler con conductor.

La manifestación irá desde la calle Orense hasta Maudes e irá encabezada por 25 taxis. También están previstas varias asambleas informativas en las terminales de aeropuerto y tren para informar al colectivo de la situación y consensuar la batería de peticiones.

Aunque este martes la Comunidad de Madrid acordó durante una reunión entre el Gobierno regional y varias organizaciones de taxistas crear una mesa de trabajo paritaria que permita estudiar las reivindicaciones y propuestas de las asociaciones representativas del sector del taxi sobre la regulación de los VTC, desde la Asociación Gremial del Autotaxi de Madrid (Agatm) aseguran que la posición de la CAM no ha variado desde el pasado mes de diciembre, pues “consideran que no es oportuno acometer nuevos procesos normativos en tanto la norma estatal no esté totalmente tramitada y definida”. Algo que califican de “insuficiente”.

Con casi 6.500 vehículos autorizados para circular por Madrid, la asociación gremial reclama a Ángel Garrido, presidente de la comunidad madrileña, y a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena que trabajen en un pacto por la movilidad en Madrid y que adopten las medidas que la norma estatal les habilita sobre el régimen de explotación de los arrendamientos de vehículos con conductor, en sus respectivos ámbitos competenciales, así como que trabajen en la regulación y armonización de esta actividad con la del taxi, estableciendo “regulaciones eficientes que impidan que el segmento de las VTC invada los servicios de taxi, de modo desleal”.

“Ya es momento de que desde la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid se atiendan con urgencia los problemas de movilidad, congestión de tráfico y medioambientales que el elevado incremento de la oferta de transporte urbano en VTC está ocasionando, sin utilizar a los taxistas como mercancía electoral”, asegura el presidente de Agatm, Miguel Ángel Leal. Este añade que, dado que la concejala de Movilidad del consistorio madrileño, Inés Sabanés, tramita una ordenanza sobre VTC “no parece razonable que ambas administraciones se den la espalda, y ya es hora de que coordinen para dar una solución satisfactoria a este conflicto. Está en sus manos, no en las nuestras”, recalca.

Mientras en Madrid se celebrará esta manifestación, los taxistas de Barcelona amenazan con una huelga indefinida y bloquear la celebración del Mobile World Congress, que se celebrará a finales del próximo febrero, si la Generalitat no aprueba algunas medidas que consideran innegociables. La primera es que se establezca un plazo de 24 horas entre la precontratación de un servicio VTC y la prestación del mismo, y la segunda que los vehículos de alquiler con conductor deban volver obligatoriamente a su base entre servicio y servicio.

La asociación Élite Taxi asegura que la Generalitat se ha comprometido a estudiar la viabilidad jurídica de ambas medidas y que le darán una respuesta antes del viernes. Si esta fuera negativa, amenazan con emprenden las acciones de boicot. Una de las opciones que barajan desde el sector del taxi es que se acepte la primera medida, pero la exigencia de la precontratación se fije en seis o 12 horas máximo. En cualquier caso, una medida que supondría un golpe mortal para Uber y Cabify, pues “nos impediría competir en igualdad con el taxi”, según fuentes consultas del sector VTC. Estas mismas fuentes califican de “chantaje” la amenaza del gremio del taxi, “que quiere jugar con el miedo de bloquear de nuevo una feria global como el MWC”.

Normas