VW, Daimler y BMW pueden enseñar a Trump cómo se negocia

Podrían aprovechar la capacidad de producción sobrante de General Motors y Ford

Fábrica de GM en Lordstown (Ohio, EE UU).
Fábrica de GM en Lordstown (Ohio, EE UU).

Los fabricantes de automóviles tienen un problema con Donald Trump, que está en contra de General Motors por parar plantas mientras amenaza con imuestos a la importación que machacarían a Volkswagen, Daimler y BMW. Pero la solución podría ser que estos aprovecharan la capacidad de producción sobrante de EE UU.

GM anunció el mes pasado cerca de 15.000 despidos y el parón de cinco fábricas en Norteamérica. El presidente de EE UU ha amenazado con reducir los subsidios a los coches eléctricos y con cobrar un arancel del 25% sobre los vehículos fabricados en el extranjero para que GM no cierre sus plantas.

Eso preocupa a VW, Daimler y BMW, que tienen sus propias plantas en EE UU, pero aún así enviarán desde Europa 560.000 vehículos en 2019, según Exane. Un impuesto del 25% podría suponer más de una décima parte de los beneficios antes de impuestos. En una reunión reciente, Trump les presionó para que fabriquen más en EE UU.

Una solución es tomar el relevo de GM y Ford. Las plantas norteamericanas de los alemanes están funcionando al 84% de su capacidad, según RBC; poco más que el 76% de GM. Todos han bajado desde el 90% de 2016. Ford también ha anunciado que dejará de fabricar la mayoría de sus berlinas a finales de 2020 para centrarse en camionetas y deportivos. Dado que el dúo de Detroit querrá minimizar los despidos, es posible que los alemanes estén en una posición de fuerza para comprarles una planta o usar espacio libre (más barato y rápido que construir desde cero).

VW está forjando una alianza con Ford, y ha dicho que podría asumir parte de la capacidad libre de su socio. El dueño de Mercedes, Daimler, puede aumentar la inversión en EE UU, pero no ha hablado de dónde. BMW está considerando tener una segunda planta en EE UU para motores y sistemas de transmisión. Dos de las plantas de GM en riesgo de cierre están equipadas para fabricar dichos sistemas. Los alemanes podrían decir que están salvando empleos, lo que podría ganarles el favor de Washington y haría menos probable la aplicación de aranceles severos. Y GM podría quitarse a Trump de encima.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas