El jefe de Peugeot tiene una opción mejor que dirigir Renault

Carlos Tavares puede comprar Fiat Chrysler para mantener la tendencia de consolidación del sector

Carlos Tavares, CEO de PSA.
Carlos Tavares, CEO de PSA.

Puesto que los directivos de Renault buscan un reemplazo permanente para Carlos Ghosn, su consejero delegado y expresidente de Nissan ahora detenido en Japón, no podrían elegir a nadie mejor que Carlos Tavares. Después de haber trabajado durante tres décadas en Renault y Nissan, el actual CEO del Grupo PSA y exadjunto de Ghosn está muy cualificado para llenar el hueco. Pero puede que él tenga una alternativa mejor.

Tavares ha completado a medias su trabajo de reparación en Opel Vaux­hall, la anteriormente deficitaria filial de General Motors, comprada por PSA por 1.800 millones de euros el año pasado. El margen operativo de la unidad, del 5% en la primera mitad de 2018, ayudado por ajustes contables, está cerca del margen del 6% que planea Tavares para 2026.

Es una reivindicación del argumento del difunto Sergio Marchionne, de Fiat Chrysler, de que las compañías de automóviles deberían fusionarse para recortar gasto de capital desperdiciado.

El jefe portugués podría seguir adelante con ese legado fusionando PSA con la empresa que dirigía Marchionne. El fabricante de automóviles italo-estadounidense tiene un irrisorio precio de cuatro veces los beneficios estimados para 2019; su valor empresarial de 24.000 millones de euros es inferior al de su mayor marca, Jeep, según Morgan Stanley.

Rivales estadounidenses como Ford y General Motors probablemente no lucharían contra PSA por Fiat Chrysler, ya que se enfrentarían a problemas de monopolio si absorbieran la marca, mientras que es poco probable que los fabricantes premium de automóviles alemanes se orienten al mercado europeo de precios asequibles de Fiat.

La Casa Blanca impediría a los fabricantes chinos poseer Jeep y Chrysler. Con Renault acoplado a Nissan, Peugeot es el socio más compatible.

Un acuerdo que abarque todas las acciones, con una prima del 25% para Fiat Chrysler, daría a la familia Agnelli una participación en el grupo combinado que sería más del doble que la de Peugeot, el Estado francés y la china Dongfeng Motor, los tres mayores inversores de PSA.

Para igualarlos, Peugeot tendría que pagar casi 6.000 millones de euros a los Agnelli, gastando la mayor parte de los 11.000 millones de euros de efectivo de la entidad combinada, según los cálculos de Breakingviews utilizando estimaciones de Refinitiv.

Aún así, vale la pena considerarlo. Las sinergias estimadas de PSA con Opel representan el 2,6% de los ingresos combinados, según las previsiones de UBS para 2019. Incluso si una operación PSA-Fiat generara la mitad de ahorro respecto a las ventas, las sinergias anuales serían de 2.600 millones de euros. Gravados y capitalizados, valdrían más de la mitad del valor de mercado combinado del grupo, 38.000 millones de euros.

Para Tavares, esa tiene que ser una perspectiva más atractiva que la de dirigir una alianza políticamente tensa entre Renault-Nissan.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas