Alfonso Osorio (BDO): “La ciberseguridad es estratégica para las auditoras”

La firma ha cerrado el último ejercicio fiscal (septiembre de 2017 a septiembre de 2018) con una facturación de 9.000 millones de dólares en todo el mundo

Alfonso Osorio (BDO): “La ciberseguridad es estratégica para las auditoras”

La firma de servicios profesionales BDO, la quinta por tamaño en el mundo, tan solo por detrás de las big four (Deloitte, KPMG, EY y PwC), sigue pisando el acelerador del crecimiento. Esta mañana ha presentado los resultados de su último ejercicio fiscal (septiembre de 2017 a septiembre de 2018), en los que la facturación ha crecido un 10,7% hasta los 8.990 millones. Ese avance en los ingresos también ha venido acompañado de un crecimiento de la red de oficinas, incorporando cerca de cien hasta alcanzar las 1.591, y de recursos humanos, sumando 6.287 personas hasta completar una plantilla de 80.087 personas al cierre de ese ejercicio. Alfonso Osorio, presidente de BDO España, considera que si ese proceso de expansión se ha culminado en otros mercados, en España aún queda margen para seguir creciendo mediante compras y adquisiciones. “Tenemos encima de la mesa dos o tres operaciones, pero no sé si prosperarán”, recalca en una entrevista con Cinco Días.

"En España tenemos en la mesa dos o tres operaciones para incorporar empresas, pero no sé si prosperarán"

¿Cómo valora los resultados de la compañía a nivel global?

Hemos cerrado nuestro último ejercicio fiscal con una facturación de 9.000 millones de dólares en 2018, estamos presentes en 162 países, con más de 1.562 oficinas y más de 80.000 profesionales. El crecimiento de dos dígitos experimentado por la facturación se ha debido a la consolidación de nuestros negocios principales (auditoría, fiscal, consultoría y externalización de servicios). Otro de los ejes en los que se ha basado el aumento de los ingresos ha sido la digitalización. La ciberseguridad se está convirtiendo en un tema estratégico para las auditorias y las empresas para las que trabajen .y da igual el tamaño que tengan, porque afecta por igual a una pyme y a una multinacional. Hemos hecho una apuesta decidida en este terreno, con la compra de firmas punteras en todo el mundo y una gran inversión en herramientas digitales que nos van a permitir cumplir uno de los objetivos fundamentales de la red: ofrecer el máximo servicio de calidad en todo el mundo de una forma consistente con dos aplicaciones. La primera es una herramienta de auditoria que nos va a permitir dar el mismo servicio en todo el mundo, con la misma aplicación y controles de calidad. La segunda es el portal del cliente, convertido como una plataforma para relacionarnos con nuestros clientes.

“Vamos a facturar 600 millones de libras en Reino Unido con la adquisición de Moore Stephens”

Uno de los hitos más importantes para la firma en el corto plazo es la integración de la británica Moore Stephens, aún pendiente de negociaciones. ¿Qué impacto tendrá en la compañía?

Es una integración de mucho calado y si finalmente culmina llevará a BDO en Reino Unido de la sexta a la quinta posición, superando a Grant Thorton, y nos permitirá alcanzar una facturación de 600 millones de libras en Reino Unido. En los últimos tres años se han completado muchas fusiones, en Reino Unido, EE UU, Australia, Canadá y Francia y la red ha dado un paso adelante integrando nuevas firmas. En España, el objetivo estratégico de crecer mediante la integración de profesionales exitosos y firmas independientes todavía no ha cogido la velocidad adecuada. Estamos permanentemente mirando al mercado, pero no se han encontrado oportunidades en el mercado. En la actualidad tenemos en la mesa dos o tres operaciones para incorporar empresas, pero no sé si prosperarán y hay que ser muy cautos en este asunto. Crecer por el mero hecho de crecer es extremadamente peligroso porque una fusión cuanto más importante sea tiene el riesgo de que no cuaje. Hay estructuras que no encajan, profesionales que pueden salir después de la integración y al mismo tiempo arrastrar clientes. Los beneficios de una fusión no siempre están claros, especialmente si la estructura de las empresas a fusionar es grande.

En el último Congreso Nacional de Auditores, celebrado en Toledo el pasado mes de octubre, una de las peticiones más repetidas fue la de desligar al regulador (el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas) del Ministerio de Economía para garantizar su independencia. ¿Comparte esas reflexiones?

Como consecuencia de la crisis económica y la pérdida de tejido empresarial, ha habido un señalamiento a los auditores, no como los responsables, pero sí se les acusa de no haber sabido identificar cuáles eran las situaciones en las empresas. Y eso no es justo. No ha fallado la auditoría, ha fallado el sistema. Han fallado las agencias de calificación de riesgo, los bancos centrales, los reguladores y también las auditoras. Posteriormente se ha producido un tsunami de regulación en todo el mundo que ha afectado a la profesión. Se han elevado las exigencias a los auditores y eso tiene una parte positiva. Pero si te pasas de frenada, puede ser asfixiante y desnaturaliza la labor del auditor. En ese contexto, que ha venido para quedarse, el sector cree que el regulador tendría que tener más independencia del Ejecutivo. Hay una propuesta para que el ICAC tenga presupuesto propio y que pueda contratar profesionales del sector. Una de las conclusiones de la comisión parlamentaria que ha analizado en el Congreso la última crisis financiera es que el ICAC debería ser independiente y debería estar desligado del Ministerio de Economía.

¿Cómo ha sido la evolución del negocio por sectores?

Estamos presentes en todos los sectores económicos claves como financiero, agroalimentario, transporte, inmobiliario, restauración, energía y sector público. Por ejemplo, estamos muy bien situados en transporte naval, y hemos incorporado a nuestra firma grandes expertos en sectores como real state, o banca y reforzado nuestra área de consultoría con servicios muy específicos relacionados con la agenda del director financiero, considerando los impactos de la transformación digital en empresas de tamaño mediano-grande por el incremento del uso de los datos para tomar decisiones operativas y de gestión. En nuestra firma nos adaptamos también a la transformación de los negocios creando servicios para nuevas industrias. Y un buen ejemplo, son los Esports, en la que tenemos una posición innovadora y de liderazgo, o nuestra posición como certificadores sobre el Plan Nacional sobre Ciberseguridad, o áreas específicas relacionadas con la prevención e investigación de fraude en entornos tecnológicos.

Normas