Sánchez anima una reforma de la Constitución y el Rey pide que no se desvirtúe

Felipe VI valora la "plena vigencia de los ideales de la Carta Magna" en el Congreso

El Rey Felipe VI saluda al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, antes de dar su discurso en el Congreso de los Diputados.
El Rey Felipe VI saluda al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, antes de dar su discurso en el Congreso de los Diputados. EFE

A 40 años de la Constitución, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el Rey Felipe VI exponen, aunque de manera sumamente cordial, sus diferencias sobre la Constitución. El presidente, durante la celebración del 40 aniversario de la Carta Magna en el Congreso de los Diputados, ha afirmado que reformar la Constitución es "reforzarla". Y ha añadido que es necesario apostar por un cambio de época en el que se recupere el espíritu de concordia de la Constitución. 

El Rey Felipe VI, por su parte, ha reivindicado la "plena vigencia" de los ideales consagrados en la Constitución y ha pedido que no se olviden ni desvirtúen. Sin embargo, ha hecho un guiño a una posible reforma al destacar que España tiene que estar abierta a los cambios, "con espíritu crítico, pero siempre constructivo".

Ante su padre, el rey emérito Juan Carlos, diputados, senadores, presidentes de Comunidades Autónomas y expresidentes del Gobierno reunidos en la sesión solemne del Congreso, Felipe VI ha subrayado que "la democracia está firme y plenamente consolidada".

El jefe del Estado, además, ha defendido la "estructura territorial" amparada por la Carta Magna, por haber consolidado la más "profunda descentralización del poder político" de la Historia de España. Pero el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ha contestado al Rey y ha afirmado que la Constitución se ha convertido en "una jaula para los catalanes, literalmente en una prisión".

La España de hoy es "muy diferente de la de aquel 6 de diciembre de 1978", ha dicho el Rey, y "a lo largo de todos estos años se han producido en nuestro país equivocaciones, errores e insuficiencias", ha precisado. Asimismo, ha advertido de la necesidad de "seguir construyendo", desde las respectivas responsabilidades de cada uno, "una España en vanguardia, moderna y renovada".

Felipe VI ha añadido que esa España debe estar abierta a los cambios y, especialmente, a lo que las jóvenes generaciones merecen. "Hemos de sumar ese inmenso patrimonio de libertades, derechos y bienestar que hemos conseguido a la voluntad de ir adaptando y amoldando nuestra manera de hacer y de vivir la realidad de cada momento, con espíritu crítico, pero siempre constructivo", ha agregado.

Para finalizar su discurso, el Rey ha defendido el papel de la monarquía: "La Corona está ya indisolublemente unida -en la vida de España- y también unida a la democracia y a la libertad", ha proclamado el Rey en una comparecencia que ha estado plagado de citas y elogios a los ponentes de la Constitución y que ha cerrado con un "muchas gracias" en las cuatro lenguas cooficiales del Estado (Catalán, Valenciano, Gallego y Euskera).

Normas