Alimentación

Azucarera plantea recortar un 19% el precio fijo que paga a los productores

Achaca la medida al hundimiento generalizado del precio del azúcar

La empresa prevé cerrar el ejercicio con pérdidas de 45 millones

Juan Luís Rivero, consejero delegado de AB Azucarera, y Salomé Santos, directora de su área agrícola. J
Juan Luís Rivero, consejero delegado de AB Azucarera, y Salomé Santos, directora de su área agrícola. J

Azucarera Española, ahora AB Azucarera, busca fórmulas para recuperar la retnabilidad de su negocio. La compañía, propiedad del grupo británico AB Foods, dueño de Primark, está obligada a una reducción de costes tras reconocer que cerrará su ejercicio fiscal en curso con unas pérdidas de 45 millones de euros.

En el último, cerrado el pasado 31 de agosto, perdió 27 millones, y sufrió una caída de los ingresos del 28%, hasta los 330, según las cuentas a las que ha tenido acceso CincoDías. La compañía lo explica por la caída en un 30% del del precio del azúcar blanco en un año tras el fin de las cuotas que establecía la Unión Europea, lo que disparó la producción. Esta situación continuará en la próxima cosecha.

Para afrontar ese contexto de precios bajos y deterioro de los márgenes, Azucarera ha presentado a los productores una nueva fórmula de fijación del precio de la remolacha. En síntesis, la empresa plantea el pago de un precio fijo de 26 euros por tonelada de remolacha, casi un 19% menos que el modelo aprobado en 2015. El Acuerdo Marco Interprofesional Remolachero firmado ese año garantizaba en torno a 32 euros el ingreso por tonelada al productor y tenía una vigencia hasta 2020. El consejero delegado de Azucarera, Juan Luis Rivero, justificó los cambios “por las excepcionales circunstancias” del sector.


A ese fijo de 26 euros se le sumaría un complemento vinculado al precio del azúcar. Según explicó ayer Rivero, eso implicaría una reducción de los márgenes de los productores en ciclos bajistas como el actual, aunque les garantiza unos ingresos fijos, y mejorarían su rentabilidad cuando los precios suban al entorno de los 575 euros por tonelada de azúcar blanco, frente a los 346 actuales. Azucarera también ofrece hacerse cargo de algunos procesos de producción.

Azucarera quiere implantar este modelo en la campaña de finales de 2019 y principios de 2020. “Estamos trabajando para que nuestra base de agricultores siga sembrando. Creemos que con este planteamiento, la totalidad apostará por el cultivo”, afirmó ayer Juan Luís Rivero, quien no puso fecha para un posible repunte de los precios de la remolacha. “El mercado internacional se ha llenado de azúcar y se ha hundido el precio. Nuestra obligación es estar dimensionados para cuando el ciclo es bajo”, explicó.

Normas