La falta de liquidez bloquea el debut de Amrest en la Bolsa española

Cierra con la cotización congelada en los 8,76 euros sin cruzarse ninguna operación

La compañía espera atraer a fondos europeos y estadounidenses a su accionariado

José Parés, presidente de Amrest, en el estreno de la compañía en la Bolsa española.
José Parés, presidente de Amrest, en el estreno de la compañía en la Bolsa española.

Algo insólito ha ocurrido esta mañana en la Bolsa española. Amrest, una compañía que hasta ahora solo cotizaba en el mercado polaco y hasta hace pocos meses tenía su sede social estaba en Varsovia, ha debutado en la Bolsa española. La matriz de firmas como La Tagliatella o Bacoa ha debutado en el parqué madrileño a un precio de 8,76 euros por acción, lo que valora la compañía en unos 1.900 millones de euros.

Lo verdaderamente insólito no es solo el origen exótico de la sociedad, sino que en toda la sesión Amrest no ha conseguido cruzar ninguna operación. Según Infobolsa, BME ha recibido en todo el día siete órdenes de compra para adquirir 1.724 acciones por un precio que ha estribado entre los 8,29 y los 9,01 euros por acción. Es decir, los inversores han querido comprar títulos de la cadena de restauración por unos 15.000 euros. Pero no han podido.

AMREST 9,10 0,00%

La Bolsa no ha recibido ninguna orden de venta, lo que ha provocado que no se haya cerrado ninguna transacción. Dado que la fórmula para el debut es un doble listing, los inversores que tienen sus acciones en la Bolsa polaca, compradas en zlotys, deben solicitar al banco custodio elegido por la compañía que transforme sus títulos a acciones españolas, valoradas en euros, y las venda en la Bolsa española.

No es que ningún accionista —que la compañía calcula en unos 300— se haya querido desprender hoy de acciones de Amrest. De hecho, ha cerrado en la Bolsa polaca con una caída del 0,13% hasta los 37,75 zlotys por acción.. Durante la sesión ha llegado a ceder un 2,25% hasta los 36,65 zloties (8,52 euros). Es decir, los inversores polacos han tenido la oportunidad de vender hasta un 5,75% más caro en el mercado español. 

Ya este verano otro listing  sufrió no pocas complicaciones. Berkeley, la compañía australiana propietaria de la mina de Uranio de Retortillo en Salamanca, se disparató en los primeros días de cotización en España. Llegó a dispararse un 32% en sus primeras jornadas para después desplomarse hasta un 51%. Coca-Cola European Partners —que debutó en junio de 2016 en varios países— cayó en su primer día en España un 1,25%.

José Parés, presidente de Amrest, ha explicado que el desembarco en la Bolsa española tiene como objetivo atraer a nuevos inversores. Entre otros, fondos que invierten en Europa occidental. “Hasta ahora teníamos muchos fondos de pensiones polacos. Precisamente lo que buscamos es dar liquidez a la acción y que entren otros inversores con otro perfil de más mediano plazo”, explica.

“Tenemos una base diversa de accionistas, pero buscamos diversificarla aún mas”, afirma Parés, que confirma que la compañía llevará a cabo un roadshow para ganar nuevos inversores el año que viene, según publicó CincoDías. Afirmó que se reunirán con inversores en Londres, Fráncfort, París y Nueva York. Y que ya han sondeado el interés de los fondos españoles.

En el futuro, Parés ha puesto el objetivo en reducir la deuda para situar de forma contundente la ratio de apalancamiento por debajo de las 3,2 veces. Por tanto, descarta trabajar en una emisión de bonos en los próximos meses, si bien su llegada a España facilita el acceso a los mercados de deuda. Y rechaza también una posible desinversión de su accionista mayoritario, el holding Finnancess, controlado por el magnate mexicano Carlos Fernández, para dotar de liquidez a la compañía y aumentar su free float

Normas