Amrest descarta repartir dividendos a corto y medio plazo

La compañía comenzará el miércoles a cotizar en la Bolsa española con un valor de cerca de 1.900 millones de euros

Uno de los restaurantes de La Tagliatella, propiedad de Amrest, en Madrid.
Uno de los restaurantes de La Tagliatella, propiedad de Amrest, en Madrid.

El último visto bueno está conseguido. El gestor y dueño de restaurantes, entre ellos La Tagliatella, Amrest, que cotiza en Polonia y está controlado por el grupo mexicano Finaccess, presidido por Carlos Fernández, con un 56,38% ya tiene la luz verde de la CNMV estrenarse el miércoles a partir de las 12 de la mañana en la Bolsa española. Su valor rondará los 1.900 millones de euros, puesto que en el mercado polaco su capitalización supera los 8.000 zlotys. 

Amrest se estrenará a través de un listing, lo que en esencia supone trasladar a España parte de las acciones que ya cotizan en Polonia sin necesidad de levantar capital con títulos nuevos (OPS) ni de vender acciones existentes (OPV). Sí amplió capital  a inicios de octubre e ingresó unos 70 millones de euros con una emisión equivalente al 3,38% de su número de acciones actual. 

El folleto de admisión a negociación con el sello del supervisor español de los mercados despeja las dudas sobre la retribución de la futura de la empresa. Ni ha pagado dividendos ni lo hará en el futuro cercano. "El consejo de administración no tiene establecida una política de dividendos que prevea su reparto en el corto-medio plazo", sentencia el documento. 

Amrest tenía una deuda neta a 30 de septiembre de 379 millones de euros, lo que supone una ratio de endeudamiento de 2,33 veces respecto al beneficio bruto de explotación (ebitda) de los últimos 12 meses. Se ha comprometido con sus socios a que su ratio de beneficio bruto de explotación (ebitda) respecto a su pasivo neto sea inferior a 3,2 veces y con la banca a que este debe permanecer por debajo de 3,5 veces. Al mismo tiempo, el ebitda siempre debe ser superior a 3,5 veces lo que paga por intereses.

La empresa, con más de 40.000 empleados y alrededor de 2.000 restaurantes entre los propios y los que gestiona, obtuvo unos ingresos de 1.104 millones de euros entre enero y septiembre, un 25,6% más que en el mismo periodo del año pasado, con un beneficio operativo (ebit) de 52 millones, en línea con el logrado en 2017, y un beneficio neto de 30,2 millones, un 9% inferior.

La compañía, que preside José Parés, planea realizar con la banca de inversión un road show (presentaciones) por los grandes núcleos de inversión, como Londres y Fráncfort, a inicios de 2019, como publicó CincoDías el lunes. Una de las razones para que Amrest empiece a cotizar en España es su intención de ampliar la base inversora e incrementar su número de accionistas, actualmente entre los 200 y los 300, según fuentes financieras. Uno de los atractivos del desembarco en el mercado español –en puridad, no es una salida a Bolsa puesto que ya cotiza en Polonia– es precisamente tener mayor acceso a los grandes fondos internacionales.

Normas