Previsión social

Casi 24.000 personas venden su patrimonio este año y lo transforman en renta vitalicia

Aprovechan la ventaja fiscal que deja libre la ganancia si se destina lo ingresado a este producto

El patrimonio así transformado alcanza los 2.127,3 millones de euros, el 64,5% más que hace un año

Casi 24.000 personas venden su patrimonio este año y lo transforman en renta vitalicia

Las rentas vitalicias están sacando a la luz todo su atractivo fiscal como fórmula de ahorro complementario a la pensión pública. Este año el número de personas que han transformado su patrimonio en una renta vitalicia se acerca ya a las 24.000 al cierre del mes de septiembre, lo que supone un incremento interanual del 70,52%. Y el volumen de ahorro gestionado en este tipo de rentas alcanza los 2.127,3 millones de euros, el 32,03% más, según los datos recopilados por Unespa.

Los contribuyentes mayores de 65 años quedan exentos de pagar impuestos por las ganancias obtenidas de la venta de una casa, de un negocio (como por ejemplo el traspaso de una farmacia o de una licencia de taxi) o de un paquete de acciones si lo ingresado es reinvertido en una renta vitalicia. El requisito es contratarla durante los seis meses posteriores a la venta y el beneficio fiscal se aplica sobre un ingreso máximo de 240.000 euros. En lo que va de año, 23.845 personas han aprovechado esta opción.

Este beneficio fiscal está por tanto potenciando la contratación de este tipo de rentas y a ello está contribuyendo el buen momento del mercado inmobiliario, que favorece las ventas de inmuebles con jugosas plusvalías. De hecho, en el sector reconocen que el avance de las rentas vitalicias está muy vinculado en términos generales a la recuperación económica. A cierre de 2017, el patrimonio acumulado en rentas vitalicias por clientes particulares ascendía a 56.800 millones, el 6,6% más que un año atrás.

La renta vitalicia permite a su titular recibir un ingreso mensual fijo durante toda su vida, aunque la cuantía variará en función de la edad del cliente (menor renta cuanto más joven sea), de la esperanza de vida, del patrimonio de partida con que se constituya y de si se desea dejar ese patrimonio o no a los herederos, ya sea todo, parte o nada. Así, la renta vitalicia será mayor si se renuncia a dejar ese patrimonio en herencia.

Las ofertas actuales contemplan una rentabilidad muy reducida para las rentas vitalicias, de apenas el 1% anual, condicionada por el entorno actual de tipos de interés al cero y de la larga vida del producto.

Según los datos de Unespa difundidos hoy, las rentas vitalicias y temporales constituyen el producto más relevante en términos de ahorro gestionado. Acumulan provisiones técnicas de 88.173 millones de euros, el 1,72% más que hace un año.

Normas