Trump prepara un acuerdo con China para final de mes

Tras una conversación telefónica con Xi Jinping, el mandatario parece ahora querer buscar una tregua comercial

Ha encargado a su gabinete que prepare los términos de un posible pacto de cara a la reunión bilateral con Pekín en la reunión del G20 en Argentina

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un acto de campaña este jueves en Misuri (EE. UU.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un acto de campaña este jueves en Misuri (EE. UU. EFE

Después de casi un año de constantes escaladas en la guerra comercial con China y de varios meses con las negociaciones estancadas, el presidente estadounidense, Donald Trump, parece querer apagar los fuegos y acercar posturas. Según Bloomberg, el mandatario ha encargado a su gabinete que prepare los términos de un posible acuerdo comercial con Pekín de cara a la reunión bilateral que ambos países mantendrán durante la cumbre del G20 en Argentina, que tendrá lugar entre el próximo 30 de noviembre y 1 de diciembre. Un alto funcionario de la Administración ha negado horas más tarde, que el Gobierno esté listo para cerrar un trato.

Según ha adelantado este viernes por la mañana la agencia estadounidense Bloomberg citando a cuatro fuentes del Gobierno de EE UU, Trump ha encargado a altos funcionarios de su equipo que empiecen a redactar los puntos de un potencial pacto comercial con China. La noticia se ha sabido después de que el mandatario estadounidense mantuviera el jueves una conversación telefónica con su homólogo chino, Xi Jinping, en la que pareció querer trasmitir un cierto optimismo y alto el fuego. 

La decisión marcaría así una tregua a las tensas relaciones entre los dos países por la escalada comercial que EE UU inició en enero de este año, imponiendo aranceles a las importaciones de productos chinos, las últimas, por más de 200.000 millones de dólaresNo obstante, horas más tarde del anuncio de Bloomberg, un alto cargo del gabinete del presidente, ha dicho que "no es cierto" que el presidente esté listo para cerrar ya un acuerdo, y que todavía "queda mucho camino por recorrer", informa la CNBC.

Como viene siendo habitual, Trump lanzó la noticia de su conversación con Xi a través de Twitter el jueves (viernes de madrugada en la península): "Acabo de tener una larga y muy buena conversación con el presidente de China, Xi Jinping. Hemos hablado de muchos temas, con especial énfasis en el comercio. Esas negociaciones están avanzando de manera positiva de cara a la reunión fijada en el G20 en Argentina", publicó el presidente en la red social, y añadió que también habían hablado sobre Corea del Norte. 

Tras el anuncio de Trump, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino trasladó que la llamada fue bastante positiva y que los ambos líderes creían que debían mejorar sus relaciones comerciales. La noticia del potencial acuerdo ha sido muy bien acogida por los mercados financieros y las bolsas asiáticas han cerrado con subidas de más del 3%.

El intento de querer acercar posturas con China llega apenas cuatro días antes de las elecciones legislativas de mitad de mandato en Estados Unidos que se celebrarán el próximo martes 6 de noviembre. En ellas, se renovará la totalidad de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado, y a 36 de los 50 gobernadores del país, por lo que son consideradas como un referéndum a la gestión de Trump, cuando se cumplen dos años de su llegada a la Casa Blanca. De hecho, algunos analistas consultados por Bloomberg creen que el anuncio de Trump no es más que una estrategia para impulsar la confianza de los mercados a escasos días de la cita electoral.

A medidos de octubre, el FMI ya alertó de que Estados Unidos sería el principal perjudicado por la guerra comercial y la imposición de barreras arancelarias, pero ni siquiera tras esa llamada de atención del organismo dirigido por Christine Lagarde, EE UU mostró signos de querer dar su brazo a torcer. Hasta ahora.

Las conversaciones sobre un posible acuerdo comercial con China llevaban estancadas desde mayo. A finales de septiembre, estaba previsto que el viceprimer ministro chino viajara a Washington para desencallar las negociaciones, pero la cita fue finalmente cancelada y pospuesta hasta después de las elecciones americanas. 

Normas