El stock perpetuo: un tercio de las viviendas en España casi no tiene salida

Todavía quedan 1,2 millones de casas sin vender, un 13% menos que el año anterior

Pese a haberse deshecho de parte de sus activos, el sector financiero sigue acumulando una cuarta parte del excedente

El stock perpetuo: un tercio de las viviendas en España casi no tiene salida
Reuters

Las consecuencias de la fiebre constructora de los años de la burbuja inmobiliaria perduran todavía hoy. Un tercio del stock de casas en España se encuentra en zonas sin o con muy poca demanda, lejos de áreas metropolitanas o de interés turístico, por lo que es probable que a una gran parte de ellas no se les consiga dar salida. Los datos, publicados este martes, forman parte del anuario estadístico del mercado inmobiliario elaborado por la consultora del sector Acuña & Asociados.

El exceso de stock lleva cuatro años absorbiéndose y en 2017 se redujo un 13% respecto al año anterior, pero todavía quedan en España 1,2 millones de viviendas sin vender, aunque son 500.000 menos de las que había en los peores años de la crisis. A pesar de que el nivel de casas sin vender se aproxima a las cifras registradas en 2006, el estudio alerta de que, en esta ocasión, la demanda tiene la mitad del potencial de absorción que entonces.

Aunque las entidades financieras hayan saneado en los últimos años sus balances y se hayan deshecho de parte de sus activos inmobiliarios, en 2017 todavía acaparaban una cuarta parte del stock de vivienda en venta, con cerca de 100.000 casas nuevas y 200.000 de segunda mano. Son 88.000 menos que el año anterior, según datos del anuario de 2017. Las otras 900.000 se encontraban en manos de promotores, particulares y otros agentes del mercado, según apunta el estudio.

Del total del excedente, el 72% correspondía a viviendas usadas y el 28% a casas nuevas, y la absorción de las primeras ha sido más intensa debido especialmente a la escasez de vivienda nueva en las áreas de mayor demanda. Pese a que el tiempo medio en que se tarda en vender una casa en España es de casi tres años (2,9), las diferencias son importantes según el tipo de vivienda y, sobre todo, el lugar donde esta se encuentre.

El tiempo de disolución del stock de vivienda nueva casi dobla (4,5 años) el de vivienda usada (2,5 años). Por regiones, la horquilla es mayor. Mientras que en las provincias con áreas metropolitanas importantes (Barcelona, Madrid, Navarra y Málaga), se tardan menos de dos años, en otras menos dinámicas (como Ávila, Teruel, Soria o Toledo), exceden los seis.

Según el anuario, el excedente de casas todavía es desproporcionado en el 60% de las provincias, en comparación a los niveles actuales de demanda, ya que gran parte del stock se encuentra deslocalizado de las zonas sin prácticamente demanda. En el otro extremo, en las grandes ciudades y en la costa turística, donde hay una alta demanda y poco stock, la demanda potencial está siendo más importante que la oferta y que los nuevos proyectos en construcción lo que está provocando que los precios se estén disparando.

Normas