RBS da un aviso explícito de la probabilidad de Brexit sin acuerdo

Dada su titularidad pública, la provisión de 113 millones de euros del viernes se interpretará como una táctica política

RBS
Sucursal de RBS en Londres.

RBS sigue encontrando incómodo el cariño del Estado. En el decenio que lleva teniendo una participación mayoritaria del Gobierno –ahora el 60%–, ha sido arrastrado al fuego por sus bonos, sus políticas de préstamos y supuestamente ha llevado a empresas sanas a la quiebra. La provisión de 113 millones de euros del viernes para cubrir el riesgo de un Brexit desordenado es la última señal de su incómodo estatus híbrido entre público y privado.

 

La entidad teme la pérdida de empleos, que suba la inflación y caiga el consumo si no hay acuerdo. De ahí la decisión de completar las provisiones existentes, de unos 4.500 millones de euros, en su cartera de préstamos de 360.000 millones. Eso, combinado con la necesidad –relacionada con el Brexit– de mantener un mayor stock de activos líquidos, hizo que los 505 millones de ganancias netas del tercer trimestre no cumplieran con las expectativas y su margen de interés neto cayera 8 puntos básicos, al 1,93%. Las acciones cayeron casi un 5%.

RBS no es el único que se prepara para un Brexit caótico. En los dos años siguientes al referéndum, Barclays ha recortado su cartera de préstamos apalancados en un 25% y ha reducido su negocio de tarjetas. Y hace poco, HSBC ha provisionado 214 millones de euros para hacer frente a la incertidumbre económica.

Pero la advertencia de RBS es más explícita: dada su estrecha relación con el Tesoro, que firma el nombramiento de su CEO, es probable que cualquier alarma se interprete como una táctica política. Los pro-Brexit señalarán el hecho de que sólo el 0,16% de los préstamos de RBS están en mora, menos de lo esperado, como señal de que el banco está siendo utilizado como mensajero del miedo.

Los contrarios al Brexit pensarán al revés. Según las normas contables NIIF, cualquier cambio en las previsiones económicas internas debe reflejarse en las provisiones. Si las predicciones más espeluznantes se hacen realidad, los eurófilos atacarán a RBS por exceso de circunspección. La entidad ya está acostumbrada a que le den de todos los lados.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas