Canarias y Barcelona, los destinos más afectados por la caída del turismo extranjero

La ocupación hotelera descendió un 5,2% y un 4,3% entre enero y septiembre

El precio medio por habitación en España retrocedió un 1,1% hasta los 115 euros

Canarias y Barcelona, los destinos más afectados por la caída del turismo extranjero

Menos ocupación, precios más bajos y rentabilidades inferiores. La consultora Magma HC ha puesto cifras al deterioro sufrido por los grandes destinos turísticos ante la menor llegada de viajeros extranjeros este año. Entre enero y septiembre, la ocupación hotelera media bajó un punto hasta un 75,2% sobre el total, el precio medio por habitación descendió 1,3 euros (un 1,1%) hasta los 115,7 euros y el ingreso medio por habitación disponible, el indicador más utilizado para medir la rentabilidad, retrocedió 2,3 euros hasta los 86,9 euros.

Estos datos, incluidos en el barómetro trimestral que realiza junto a la consultora STR, muestran que el impacto no ha sido igual en todos los destinos. Los más perjudicados han sido Canarias, Barcelona y Marbella, donde la caída anual de la ocupación hotelera ha sido del 5,2%, del 4,3% y del 3%, respectivamente. “La razón está en el descenso registrado en lugares donde el parque hotelero es numeroso y con gran peso del vacacional como Canarias, Marbella o Barcelona”, precisa el informe. En el otro lado aparecen los destinos urbanos, como Madrid, Valencia, Sevilla o Zaragoza, en los que la ocupación ha crecido. El mayor avance se ha producido en la capital con 1,6 puntos más hasta un 73,10% de ocupación media.

Este comportamiento diferenciado de la ocupación está justificado por la fuerte diferencia de precios entre los destinos vacacionales y urbanos. En aquellos destinos urbanos en los que la ocupación ha crecido, los precios son sensiblemente inferiores a los de los enclaves vacacionales. Un buen ejemplo se extrae si se compara el destino más caro (Marbella, con un precio medio de 210 euros) y el más barato (Zaragoza, con 57,31 euros). En el primero cae la ocupación, el precio y la rentabilidad y en el segundo suben los tres indicadores. “En conjunto las cifras siguen demostrando que, a pesar de que las cifras de 2017 son muy difíciles de repetir, la industria sigue gozando de buena salud, con destinos donde se han podido incrementar precios y algo menos ocupación”, remarca el estudio.

 

 

 

Normas