Aena mantiene la contratación por subasta en pleno choque judicial con las ingenierías

Sigue licitando a precio en la nueva etapa de Maurici Lucena como presidente

La Audiencia Nacional decidirá sobre la validez del modelo para contratos de asistencia técnica

Maurici Lucena, presidente de Aena.
Maurici Lucena, presidente de Aena.

Cambia el Gobierno y pasan los presidentes de Aena, pero se mantiene en pie la práctica de selección de contratistas a puro precio. Y ello, a pesar de las restricciones que ahora marca la Ley de Contratos del Sector Público y de que está vivo en los tribunales un contencioso entre la empresa y el sector de la ingeniería por el uso de la subasta electrónica.

La Directiva 2014/24, traspuesta a la Ley de Contratos, veta la subasta para resolver concursos de ingeniería, consultoría y arquitectura, en los que se supone un alto componente de trabajo intelectual. Con todo, Aena ha vuelto a licitar servicios de ingeniería utilizando este procedimiento, lo que ha causado revuelo entre las mayores proyectistas del país. Y todo parece indicar que lo seguirá haciendo como modo “aséptico y eficiente”, citan fuentes cercanas a Aena, de tramitar un volumen de contratación que supera con creces los 1.000 millones de euros al año.

Uno de los casos se ha producido en estos días, con la petición de ofertas para la revisión de los planes directores de los aeropuertos de Valencia y Granada-Jaén. El montante del contrato roza los 800.000 euros y el plazo de ejecución alcanza los 26 meses. Todo un reclamo para empresas que, en contra de lo que sucede en la construcción, no están acostumbradas a volúmenes multimillonarios.

En un primer corte, la propuesta técnica de los ofertantes otorga el 65% de la puntuación, dándose preponderancia a este criterio por encima de la oferta económica. Después se decide a subasta

La dirección de contratación de Aena publicó la licitación del expediente el 24 de septiembre y fijó el 16 de octubre para la entrega de ofertas. El pliego de prescripciones técnicas, sin embargo, está fechado el 1 de junio de 2017, cuando José Manuel Vargas permanecía al frente de Aena y se lanzó la actualización de los planes de desarrollo de los aeropuertos de la red pública.

En un primer corte, la propuesta técnica de los ofertantes otorga el 65% de la puntuación, cumpliéndose con el espíritu marcado en la legislación española de dar preponderancia a este criterio por encima de la oferta económica. Pero el contrato se otorga a través de un sistema de pujas a la baja, lo que hace del precio un elemento decisorio e invita a una batalla de ofertas.

La patronal de la ingeniería Tecniberia y la Asociación Española de Dirección Integrada de Proyecto (Aedip) llevaron esta práctica ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC), donde se hizo una lectura de la Ley de Contratos que dio la razón a la empresa controlada por Fomento.

El órgano dependiente de Hacienda interpretó que el citado carácter intelectual, que pondría veto a la subasta, marca los trabajos relacionados con proyectos de diseño de obra y no los de servicios de asistencia técnica, “donde no predomina el carácter innovativo u original”, señaló la sentencia del 1 de junio. Esta lectura deja abiertos a subasta las licitaciones de dirección técnica de proyecto; los contratos de asistencia técnica, control y vigilancia, o la coordinación de seguridad y salud en obras.

La resolución fue recurrida en julio por las mencionadas Tecniberia, Aedip y por Fidex ante la Audiencia Nacional.

Los pliegos de la discordia

La gota que colmó el vaso. El proyecto que unió a las asociaciones de la ingeniería en contra de Aena fue el de la asistencia técnica de project management para la ampliación de un edificio en el aeropuerto de El Prat. Su licitación se produjo el 11 de abril.

Planes de desarrollo. El nuevo contrato que pone en guardia al sector de la ingeniería es el de la revisión de los planes directores de los aeropuertos de Valencia y Granada. Se trata de anticiparse a posibles problemas de capacidad y planificar su desarrollo.

En las antípodas respecto a Adif. La subasta electrónica de Aena contrasta con la política de contratación de Adif, en la que se han equilibrado los criterios técnico y económico para adjudicar un concurso.

Normas