Aena registra su mayor caída en dos años tras presentar su plan estratégico

Las acciones del operador caen un 4,74% ante unas estimaciones de tráfico y negocio por debajo de lo esperado

Cita como palancas de futuro el desarrollo inmobiliario y el rediseño de la actividad comercial

Maurici Lucena, presidente de AENA.
Maurici Lucena, presidente de AENA.

La incertidumbre generada por el brexit sobre el tráfico aéreo británico y la creciente competitividad de destinos turísticos del norte de África, hasta ahora aletargados por la amenaza terrorista y la incertidumbre política, pesan ya sobre las estimaciones de Aena. El gestor de los aeropuertos españoles espera que el crecimiento del tráfico aéreo se frene el próximo año, lo que mermará a su vez la mejora de los resultados.

La empresa pública cotizada ha presentado esta mañana su plan estratégico 2018-2021, en el que se contempla un alza de los pasajeros del 5,5% en el conjunto de 2018, hasta los 262,9 millones, evolución que se ralentizará en 2019 para subur un 2%. El beneficio atribuido de Aena, en este contexto, aumentará el 5,1% este año hasta 1.270 millones de euros y el 1,2% el próximo, hasta 1.310.

Aena registra su mayor caída en dos años tras presentar su plan estratégico

La acción de Aena ha iniciado la sesión con pérdidas del 2,5%, dado que las cifras se publicaron poco antes de la apertura del mercado. Al cierre, las caídas llegaron al 4,74%, su mayor desplome desde diciembre de 2016, hasta situar el precio de los títulos del operador en los 139,75 euros. Las previsiones están por debajo de las estimaciones de los analistas, según el consenso de Reuters: para 2018 se preveía una media de 1.318 de beneficio neto (la estimación oficial está un 3,6% por debajo) y para 2019 1.383 millones.

Las cifras desveladas por Aena también quedan por debajo de las del mercado en términos de Ebidta: prevé 2.580 millones en 2018 y 2.590 en 2019, frente a los 2.636 y 2.703 millones que marcaban los analistas. De hecho, caerá el margen bruto de explotación del 62,5% del año pasado a un ratio del 60,9% en este 2018 y al 59,3% el próximo ejercicio.

'Pay out' del 80% confirmado

En términos de dividendo, Aena mantiene la promesa de un pay out del 80%: repartirá en 2019 hasta 1.001,3 millones de euros, frente a los 975 de este año, con una subida del 2,66%. Eso supone un pago de 6,67 euros por acción y un 51%, en función de la participación de la empresa pública Enaire, irá a parar a las arcas del Estado.

Además de la ralentización del tráfico, la compañía que preside Maurici Lucena reconoce que el incremento en los ingresos comerciales (no regulados) será moderado, con un 6,5% de alza acumulada anual entre el resultado de 2017 y el esperado en 2019. Aena debe a las tiendas, restaurantes o aparcamientos 1.049 millones de facturación, negocio que subirá a 1.191 millones el próximo año. Estas actividades aportaron el 34% del ebitda el año pasado.

Pese a la moderada evolución a corto plazo, la dirección de Aena ha vendido optimismo ante analistas e inversores. La primera oportunidad a largo reside en el boom esperado para el tráfico aéreo en los próximos 20 años, con estimaciones que hablan de la duplicación del tráfico aéreo global.

En este contexto, Aena tiene presupuestada la ampliación de capacidad especialmente en los aeropuertos de Madrid-Barajas y Barcelona- El Prat. El primero tendrá 1.571 milllones de inversión hasta 2026 para elevar su capacidad hasta los 80 millones de pasajeros, mientras El Prat recibirá 1.264 millones para llevar hasta los 70 millones de usuarios al año su capacidad.

La segunda llave de negocio reside en el desarrollo inmobiliario del suelo de los dos grandes aeropuertos de la red, para lo que Aena piensa en joint ventures con inversores privados. La selección de los mismos se llevará a cabo en 2019.

Una tercera palanca de ingresos señalada esta mañana es la del rediseño de los espacios comerciales en los siete mayores aeropuertos de la red, así como una reformulación de los contratos de concesión de los mismos a partir de 2020. Aena reconoce tener a Barajas y El Prat casi 30 puntos porcentuales por debajo en ingresos comerciales por pasajero respecto a la media de los grandes competidores europeos, entre los qud destaca Londres Heathrow con el 128%.

El cuarto pilar de desarrollo vendrá, según marca el plan estratégico, por la internacionalización. El foco está puesto en Latinoamérica y Europa, pero no se renuncia a explorar oportunidades en Norteamérica, Oriente Medio y Asia. En la actualidad, el grupo trabaja en la renovación de las concesiones de los aeropuertos colombianos de Cartagena y Cali, con vencimiento en 2020 e inversiones necesarias por algo más de 500 millones a futuro. También se exploran mercados tan distintos como puedan ser Cuba y Japón.

Durante su presentación, la dirección de Aena ha destacado los costes por pasajero y tarifas más competitivas del sector. Una base sobre la que pretende captar el nuevo tráfico esperado

Normas