Registran dos sedes alemanas de Opel por la manipulación de las emisiones de coches diésel

El posible fraude podría afectar a 95.000 vehículos de la firma germana

Los modelos involucrados serían los Insignia, Zafira y Cascada

Símbolo de la marca de coches Opel.
Símbolo de la marca de coches Opel. Reuters

La policía alemana ha registrado este lunes las sedes del fabricante automovilístico Opel en las ciudades de Rüsselheim y Kaiserslautern ante las sospechas de manipulación de los valores de emisiones contaminantes en vehículos diésel Euro 6, en concreto de los modelos Cascada, Insignia y Zafira. El Ministerio alemán de Transporte informó en un comunicado de que en breve se llevará a cabo la llamada obligatoria a talleres de unos 100.000 vehículos de estos modelos.

Los registros han sido realizados por la Oficina de Investigación Criminal (LKA) del estado federado de Hesse y por la policía, tras la orden de la Fiscalía de Fráncfort en respuesta a una denuncia interpuesta el pasado abril por la Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA), un organismo dependiente del Ministerio de Transporte. “Estamos investigando ante la sospecha de fraude por la puesta en circulación de vehículos diésel por manipulación del software que mide las emisiones contaminantes”, ha precisado la Fiscal General Nadja Niesen al periódico alemán Bild.

La KBA descubrió a finales de 2015, poco después de que estallase el escándalo de la manipulación de las emisiones en Volkswagen, cuatro dispositivos en varios modelos Opel que supuestamente servían para trucar los medidores de gases contaminantes, indicó Transporte. Opel inició entonces una campaña voluntaria para actualizar el software de esos vehículos afectados, de los cuales un 70% han pasado por los talleres.

En enero la KBA descubrió un quinto dispositivo y en abril entregó a la fiscalía sus hallazgos para que iniciase una investigación.

Normas