Penalización fiscal a los salarios y las plusvalías más elevadas

El tipo marginal sube del 45% al 47% para las rentas del trabajo que excedan los 130.000 euros

Las plusvalías que rebasen los 140.000 euros se gravarán al 27% y no al 23%

Penalización fiscal a los salarios y las plusvalías más elevadas

El acuerdo de Presupuestos que han pactado PSOE y Podemos contempla importantes cambios para las rentas más altas, que se verán penalizadas tanto en sus rentas del trabajo como en las del ahorro. En concreto, prevé elevar dos puntos los tipos impositivos sobre la base general de la declaración de la renta para los contribuyentes que tengan rentas superiores a los 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de los 300.000 euros.

Así, en la actualidad el tipo más alto del IRPF es del 45% a partir de los 60.000 euros, que se elevará por tanto al 47% para la parte que supere los 130.000 euros y al 49% para la que rebase los 300.000 euros. Estos cambios son los que se aplicarían en el tramo estatal del IRPF, de modo que el contribuyente que resida en comunidades como Andalucía o Cataluña pagarán un tipo aún superior. Allí, las rentas más altas ya tributan al 48%, por lo que los ingresos que superen los 300.000 euros se gravarán en estas autonomías al 52%.

Este incremento, de salir adelante definitivamente, se reflejará en la declaración de la renta de 2019 y tendrá también especial incidencia en los rescates de planes de pensiones privados de mayor cuantía, que tribuyan al tipo marginal del contribuyente y no según los tipos del ahorro, inferiores a los de las rentas del trabajo.

El acuerdo recoge solo en parte la propuesta de Podemos, que abogaba por crear tres tramos: uno para rentas de 120.000 a 150.000 euros, al 48%; otro para las de 150.000 a 300.000, al 50% y un tercero, para rentas que excedan los 300.000 euros, gravado al 52%. Aun así, sí se ha rebajado el listón que se gravará finalmente al 47%, desde el 45%, ya que pasa de los 140.000 euros de la propuesta inicial avanzada el viernes pasado por la ministra María Jesús Montero a los 130.000 euros recogidos en el documento pactado hoy.

También se penaliza la tributación para las plusvalías de mayor cuantía. El tipo estatal sobre las rentas del capital se incrementará en cuatro puntos porcentuales para las ganancias superiores a los 140.000 euros. Aquí el salto es del 23% de gravamen actual para la plusvalía que excede de los 50.000 euros al 27% cuando esa ganancia haya rebasado los 140.000 euros. Para la franja de ganancia que supera los 50.000 euros hasta los 140.000 euros, el gravamen seguiría siendo por tanto del 23%.

El alza en el gravamen del ahorro que proponen PSOE y Podemos se conoce a falta de poco más de dos meses de que termine el ejercicio fiscal y su posible entrada en vigor el próximo año es un elemento a tener en cuenta antes de que finalice el año. Por ejemplo, para quien prevea vender una casa, y obtener en ello elevadas plusvalías, puede llegar a ser más ventajoso vender en 2018 que en 2019.

Las ganancias de la base del ahorro –rendimientos del capital y ganancias patrimoniales como las de la venta de acciones o de una vivienda- de importes más reducidos se mantienen sin cambios. Para los 6.000 euros de plusvalía, el gravamen es del 19% y sube al 21% para lo que exceda de esos 6.000 euros hasta los 50.000 euros.

En el espíritu del acuerdo, que busca ingresos adicionales con los que financiar el Estado del bienestar y la sostenibilidad de las pensiones, también hay un endurecimiento del impuesto de patrimonio. “Para poder financiar correctamente el Estado de Bienestar, es imprescindible reforzar la progresividad general del sistema y en particular recuperar el gravamen a los grandes patrimonios, que pueden aportar más”, recoge el documento. Así, PSOE y Podemos han acordado elevar el 1% en el impuesto de patrimonio a las fortunas de más de 10 millones de eurosActualmente, el gravamen para este tramo de patrimonio es del 2,5%.

El impuesto sobre el patrimonio fue suprimido en 2008 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y recuperado en 2011 y 2012 de forma temporal a raíz de la crisis y con el fin de elevar la recaudación. Mariano Rajoy lo prolongó en 2013, haciendo necesaria su renovación cada año y el anterior ministro de Economía, Cristóbal Montoro, lo prorrogó el pasado abril dentro de los Presupuestos de 2018. Madrid es la única comunidad autónoma con una bonificación por el 100% de este tributo, que en la práctica no se recauda.

Otro de los cambios fiscales de impacto más directo en el bolsillo de los contribuyentes será la reducción del IVA para los productos de higiene femenina, que pasa del 10% al 4%. También se recorta el IVA de los servicios veterinarios al tipo reducido del 10%.

 

 

Normas