¿Crisis en Roma? UBS recomienda invertir en bonos italianos a dos años

Aconseja huir de los plazo largos

Cree que la potencial rentabilidad compensa los riesgos de subida de tipos

El ministro de Desarrollo Económico italiano,Luigi Di Maio, y el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini.
El ministro de Desarrollo Económico italiano,Luigi Di Maio, y el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini. EFE

Las miradas están puestas en el Gobierno italiano, que tiene hasta el 15 de octubre para presentar su presupuesto después de comunicar hace una semana un objetivo de déficit del 2,4% para 2019. Este dato se sitúa por encima de lo prometido a Bruselas. Los inversores no han dudado en reaccionar al incumplimiento de las promesas. Desde el viernes pasado la rentabilidad de la deuda italiana ha tomado la senda alcista. La subida de los rendimientos se traduce en una caída del precio de los bonos. Es decir, la renta fija italiana es susceptible de acarrear pérdidas en las carteras de los inversores.

A pesar de la incertidumbre que genera el cruce de declaraciones entre el Ejecutivo italiano y los autoridades europeas, algunos inversores ven oportunidad en la deuda italiana a corto plazo. Uno de ellos es UBS. En un informe elaborado por el equipo de análisis de la entidad suiza aconsejan sobreponderar los bonos a dos años. "Aunque creemos que la calificación crediticia de Italia probablemente sea rebajada un escalón, el país podría mantener el grado de inversión durante al menos los próximos 12 meses y consideramos que son muy bajas las probabilidades de que Italia incurra en incumplimiento de su deuda los próximos meses", recoge el informe. 

Los expertos de la firma señalan además que las refinanciaciones para 2019 se limitan al 13% de la deuda. Es decir, aunque aumenten los costes de financiación en el corto plazo, creen que es asumible para el país y no debería poner contra las cuerdas sus finanzas. 

UBS es consciente, no obstante, de la enorme volatilidad a la que se enfrentan estos activos y aconsejan mantener en cartera bonos italianos de corta duración y huye de los plazos largos. Mark Haefele, experto de la firma, reconoce que si bien existen riesgos de que los rendimientos de la deuda sigan incrementándose, merece la pena correr el riesgo por el potencial de rentabilidad. El margen a partir del cual la inversión correría peligro son los 100 puntos básicos adicionales respecto al nivel actual del 1,26% al que cotiza en el mercado secundario la deuda italiana con vencimiento en 2020. 

Normas