Los españoles han ahorrado 140.000 millones de euros por los bajos tipos del BCE

Un informe de la aseguradora alemana Allianz señala a España como el país más beneficiado por la política monetaria

Empresas y familias han salido ganando, mientras que para los bancos ha sido perjudicial

El director del Banco Central de Austria, presentando los nuevos billetes de 100 euros.
El director del Banco Central de Austria, presentando los nuevos billetes de 100 euros.

La vida de millones de españoles empezó a cambiar el 26 de julio de 2012 por las palabras de un banquero italiano pronunciadas en Londres. Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) aseguró que "haría todo lo necesario para defender al euro". Y añadió, "créanme, que será suficiente". Ese fue el inicio del fin de la crisis de deuda soberana de la zona euro, y el punto de partida para una política monetaria que ha llevado los tipos de interés a su nivel más bajo de la Historia.

De acuerdo con los cálculos de la aseguradora alemana Allianz (uno de los mayores inversores en deuda pública del planeta), los españoles han sido los europeos que más han salido ganando por esa política. En concreto, la compañía estima que el ahorro de las familias españolas por los bajos tipos de interés ha sido de 140.000 millones de euros desde el comienzo de la expansión monetaria. 

Entre 2012 y 2016 los tipos de intervención del BCE fueron bajando del 1% hasta quedar en el 0%, donde llevan asentados casi tres años. En paralelo fue cayendo el euríbor, el indicador interbancario que se utiliza en las hipotecas. Las palabras de Draghi y la política del BCE acabó permeando a millones de hogar españoles muy endeudados, que vieron cómo los intereses que tenían que devolver a la banca se iban reduciendo con fuerza.

"El BCE hizo un gran trabajo para España", explica Arne Holzhausen, coautor del informe. "La política monetaria no convencional suavizó el proceso de reestructuración después de la crisis. Y los hogares y las empresas españolas no perdieron el tiempo, lo aprovecharon al máximo. Es bastante impresionante la rapidez con que se modificaron los balances".

Hogares y empresas fueron los más beneficiados. También el Estado, aunque su efecto es menos visible porque en este periodo el endeudamiento público se ha disparado. En cuanto a los bancos, han salido perdiendo por la reducción de los márgenes que pueden aplicar al prestar dinero. En términos agregados, los autores del estudio calculan que la economía española habría aumentado se habría ahorrado en intereses casi 160.000 millones euros, más del 13% del PIB.

A otros miembros de la eurozona no les fue tan bien. Los hogares alemanes, por ejemplo, sufrieron una pérdida de 110.000 millones de euros, mientras que los hogares franceses solo vieron un pequeña mejoría de 4 000 millones de euros.

La reducción de la carga financiera de las familias les permitió ir reduciendo sus deudas bancarias. El índice de endeudamiento de los hogares cayó hasta el 66,1% en 2017, una caída de más de 20 puntos porcentuales desde la crisis del euro.

"Los hogares españoles están ahora en una situación muchísimo mejor que hace unos años. En caso de que la economía mundial se tuerza en los próximos trimestres, van a estar mejor preparados que antes de la crisis anterior, para hacer frente a una posible recesión", apunta Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano Parnters.


30.000 euros de riqueza neta  

El informe de Allianz también analiza los activos financieros en diferentes países desarrollados. Según sus cálculos los españoles tienen, por término medio, 29.740 euros en depósitos, fondos, acciones, seguros de ahorro y planes de pensiones. Eso les sitúa en el puesto número 22 en cuanto a riqueza financiera per capita, justo por detrás de Corea del Sur.

Los ahorradores españoles vieron incrementar a 2,9% su rendimiento en los activos financieros en 2017, casi un punto porcentual más que en 2016. Sin embargo, la subida de los precios eliminó por completo esta ganancia y el rendimiento real cayó por debajo del 1%, por primera vez en cinco años.

Al analizar los últimos seis años, el comportamiento de los hogares españoles no es malo, con un rendimiento medio real del 4,4%. Frente a, por ejemplo, el 3,6% en Francia, alrededor del 2% en Alemania y menos del 1% en Austria.

No solo el rendimiento real cayó el año pasado, los ahorradores españoles también notaron el retorno de la inflación muy directamente: las pérdidas de poder adquisitivo en los depósitos bancarios alcanzaron 325 euros per capita en 2017, lo que pone de manifiesto el rendimiento real negativo de este tipo de activos.

Normas